Camino a un sueño (+ Fotos)

Saludos y bendiciones a todos los usuarios.

Seguro estoy que el 100% de los que están leyendo este artículo en algún momento de su vida han soñado con algo, y es muy probable que muchos de ustedes en este preciso tiempo se encuentren soñando con algo. Soy de los que dice que soñar no es malo, claro, soñar bien, y alguien con mucha sabiduría de Dios me dijo en una ocasión que todo comienza con un sueño, en el contexto que hablábamos me lo decía haciendo referencia a sueños ministeriales, pero aunque es cierto que este principio es aplicable no solo en la esfera de lo ministerial, les quiero mostrar fotos de un sueño ministerial hecho realidad. Ese sueño tiene nombre “Revista Maranata”, ¿quién diría que para este tiempo ese sueño estaría materializado?, ¿quién diría que Maranata no se quedaría siendo simplemente un blog, sino que también sería una revista, y no sólo una revista digital, sino también impresa. Hoy vemos las fotos, lo recordamos y puede parecer que lo logrado fue fácil, pero en el camino al cumplimiento de ese sueño nunca faltaron las luchas y batallas, pero en todo ese tiempo la mano de Dios no se acortó para con nosotros, y la batalla sigue, porque el camino que falta por recorrer es largo, pero la victoria es grande.

Comienza la historia:

Temprano salimos de Bayamo, se ven bastante cómodos los asientos, y es verdad, pero no fue así en el trayecto de Bayamo a las Tunas

El cansancio era algo inevitable, salimos miércoles, y el lunes y martes estaba de viaje por la ciudad de Palma en Santiago recibiendo conferencias.

Gracias a Dios llegamos en bien a la ciudad de Camagüey, previamente se había coordinado con el administrador de la Iglesia Cristiana Pentecostal de la misma ciudad para que nos albergaran, petición a la que accedieron, y no solo eso sino que el mismo administrador en su casa nos dio almuerzo y comida el día que llegamos.

     A penas llegamos y almorzamos salimos camino a la imprenta, el responsable de la misma nos había dicho que tratáramos de llegar antes de las 4 de la tarde y pasaban ya de las 2, por lo que nos apuramos. Pero para sorpresa nuestra cuando llegamos a la imprenta el hermano no estaba, teníamos el móvil del hermano pero casi nada de saldo en mi teléfono, y nada, decidimos pasarle un mensaje que lo estábamos esperando. Una hermana que se encontraba trabajando en la casa pastoral decidió pasarle otro mensaje y al poco rato el hermano llegó.

Nos invitó a pasar a la oficina donde estaba la imprenta, comenzamos a hacer las gestiones típicas y a mostrar el producto que deseábamos imprimir. Ninguno de nosotros sabía lo que se nos avecinaba.

Increíblemente el precio que llevábamos en mente no era el que ellos tenían, tampoco hacían el trabajo de la portada a color atendiendo a las dimensiones de la revista, por lo que el trabajo, aún con la portada a un solo color nos saldría algo más caro, en mi experiencia personal no sabía si llorar o que hacer jejeje, y Roiler estaba con dolor de cabeza, realmente no era para menos.

Al hermano comparar el precio que él nos estaba poniendo con otras imprentas a las que también habíamos llamado, en un momento nos dijo que él no nos podía hacer ese trabajo al precio ese, porque nos saldría muy pero muy barato por casa ejemplar, aún les estoy relatando esto y me río, porque realmente no fué fácil, ese fue el momento cumbre para mi, en otras palabras lo que nos decía es “recojan y múdense que no les puedo hacer el trabajo”, hasta que rectificó y tenía un error en su cálculo comparativo, al final llegamos a un acuerdo y aunque nos salía algo más caro Dios se las ingenió para que Roiler llevara un dinero extra y con eso sufragar el faltante que teníamos.

Esa misma tarde se decidió comenzar la impresión de al menos la portada y contra portada, pero jejejejjeje, no salía bien, por lo que parecía que había que hacer ajustes de dimensiones en toooooooda la revista, ¿se imaginan eso?, sin una pc en la que trabajar?, nada, pero al final se resolvió y se comenzó a imprimir.

Terminamos por ese día en la imprenta, y luego de saldar las cuentas y dejarlo todo listo para seguir al día siguiente en el proceso de impresión, partimos, con la seguridad y alegría que al día siguiente estaríamos partiendo de Camagüey con los 700 ejemplares impresos de la revista Maranata. En el recorrido a la casa de Jóse (administrador de la iglesia Cristiana Pentecostal) aprovechamos a dar un paseo por el centro.

Por la gracia de Dios y amor del hermano Jóse comimos en su casa, estuvimos un buen rato conversando con él y su esposa, y contándoles las vivencias en la imprenta.

Ya el cansancio nos vencía, y salimos para la Iglesia donde dormiríamos, solo faltaba el baño. Entré primero yo a bañarme, y luego Roiler, pero al regresar del baño, miren lo que me encontré.

IMG_20160225_233253jejejejeje, disfruten la imagen, y aprendan que un bromista con una cámara en mano es peligroso, !HAY QUE TENER CUIDADO!

Al día siguiente en la mañana salimos para la imprenta, con maleta en mano y todo recogido listos para finalizando la impresión partir a casa.

Al llegar a la imprenta ya habían comenzado a trabajar, calladitos y tranquilitos pasamos con tal de no interrumpir o atrasar el trabajo.

Pero siendo aproximadamente las 9 de la mañana sucedió lo inesperado, un royo de papel del Master (no me pregunten que es que no se explicarles) se enredó dentro de la impresora, y al hermano introducir su mano y tratar de sacarlo dañó otra cosa más.

Sin mucha demora el hermano Heredero (jefe de la imprenta) llamó al técnico, pero el mismo no podía ir hasta eso de las 5 de la tarde, por lo que le dio algunas instrucciones por teléfono, pero nada. Había necesidad de llamarle nuevamente y entonces ninguno de los presente con móvil tenía saldo, hasta que la secretaria de la iglesia le transfirió algo al móvil del hermano, y pudo llamar, pero como saben los altos costos de las llamadas por celular, eso no dio para nada, y tuvo que inevitablemente recargar.

Nosotros que esperábamos regresar ya ese día, y yo casi sin dinero en el bolsillo, ¿quedarnos otro día más?, ¿que vamos a comer?, jejeje, pero gracias a Dios el hermano Heredero le había dicho a su esposa que preparara almuerzo para dos más, por lo que fuimos para la casa del hermano, almorzamos, nos relajamos hablando de wi-fi y PC. Después de reposar un rato el almuerzo regresamos a la imprenta a esperar el técnico.

Hasta el momento no sabía bien el nombre del hermano a cargo de la imprenta, y luego de intentar dormir un rato, y dar algunos cabesasos decidimos entretenernos en algo, y comenzamos a chatear en el zapya (se ve que no teníamos nada qué hacer), y en medio de la charla le dije a Roiler del hermano, pero lo llamé “Regalado”, jejeje, yo no sabía si era Heredero o Regalado, pero si sabía que era algo de regalo jejejeje.

Para la gloria de Dios el técnico llegó poco más de las 4 de la tarde, el problema no era tanto un problema, por lo que se solucionó rápidamente y arrancamos a imprimir, decididos a terminar ese día a la hora que fuera y partir.

Gracias a Dios con esfuerzo se logró terminar TODA la impresión.

De casa comenzaron a llamar, tanto la familia de Roiler como la mía, para ese entonces esperábamos ya estar en casa y debido a tantos obstáculos se hizo imposible, solo nos desíamos para darnos ánimo “Dios sabe lo que hace”, “Dios está en control”, “Dios sabe porqué aún estamos aquí”, y al ver que ya el problema estaba resuelto y ya estábamos trabajando aseguramos estar en casa lo más tardar al medio día del próximo día.

Pero si más ni menos, a la secretaria que tiene agilidad intercalando las hojas de la revista, la llamaron que su hija estaba con fiebre, por lo que solo quedamos el hermano Heredero, Roiler y yo. Comenzamos a trabajar nosotros mismos, el hermano Heredero nos enseño a intercalar las hojas, por lo que Roiler intercalaba hasta la penúltima hoja, y yo ponía la última hoja y acomodaba, mientras el hermano Heredero doblaba. Para apresurar el proceso, el Heredero me enseñó a doblar, y entonces Roiler intercalaba, yo doblaba y Heredero presillaba. Como ya pasaban de las 9 de la noche el hambre comenzaba a asomarse, y para la gloria de Dios, el propio Heredero mandó a buscar comida  en un puesto cercano a la imprenta,  comimos apresuradamente y continuamos.

Cuando faltaban unas 100 revistas por intercalar se presentó otro problema, la impresión de la primera hoja estaba mal a partir ahí, ya eran más de las 10 de la noche, por lo que nos dimos cuenta que no podíamos, no tanto por nosotros, sino por consideración al hermano Heredero, y colegiamos y decidimos terminar por esa noche, para terminar bien también estaba lloviendo, y salimos bajo lloviznas, nuevamente para la Iglesia, gracias a Dios el hermano nos dio un papel gordo de los paquetes de hoja y salimos rumbo a la casa del administrador de la Cristiana Pentecostal para quedarnos nuevamente en la Iglesia, para esa hora ya él nos hacía en casa.

Para la iglesia nos llevamos solo las cosas esenciales, lo otro lo dejamos en la imprenta debido a lo tarde que era. Gracias a Dios no hubo impedimento en que nos quedáramos en la iglesia, y rápidamente no bañamos y nos acostamos a descansar, esperando el día siguiente si poder partir a casa.

A eso de las 8 de la mañana salimos para la imprenta, y camino a la imprenta pasamos por un policlínico, en el cual siento una planta en funcionamiento, sinceramente, el sentir la planta, juntamente sentí tremendo frío en el estómago, mi abuela vive detrás de un hospital y se que se ha ido la electricidad cuando siento la planta en funcionamiento,  seguimos caminando, y un poco más adelante estaban trabajando en las líneas eléctricas, evidentemente no había fluido eléctrico, nos preguntábamos, ¿habrán ya impreso  las hojas que faltaban?. Llegamos, saludamos, y preguntamos, ¿ya imprimieron las que faltaban?, y nos dijeron que si, inmediatamente respiramos profuuuuundamente, en mi mente dije “Anibal, ya estás casi en casa”, jejeje, pero, al ver el bulto de revistas sin doblar, y mirar la máquina de presillar, por tener un aspecto de antigua, la miro bien, y veo un cable que sale de atrás de la misma, y al mismo tiempo veo un bombillo en la parte superior, y me doy ánimo, “na, ese cable es del bombillo”, pero para quitarme la duda, pregunto, “¿hermano, permítame preguntarle, la máquina de presillar es con corriente?”, jejeje, a lo que el hermano respondió, “¿y qué tu has visto aquí que no use corriente?”, jejejeje, ya deben imaginarse mi cara y la cara de Roiler.

No quedaba otra cosa que sentarse a esperar de la misma manera que el día anterior, pero gracias a Dios  antes de las 11 de la mañana restablecieron el servicio eléctrico, y el proceso continuó.

Nuevamente nos cogió la hora de almuerzo , y me decía a mi mismo: “Si sales a almorzar,  te irás a pié” jejeje, pero Dios es maravilloso y nuevamente nos compraron almuerzo.

Poco rato después llegó la esposa y la hijastra de Heredero, otro hermano que trabajaba en la imprenta y se pusieron en función de terminar con la revista, aún faltaba repelarla.

Ya empaquetada la revista y todo listo, nos despedimos y partimos de la imprenta, la maleta con las revistas pesaba bastante, pero un rato Roiler y uno yo, hasta que cogimos un coche hasta la terminal.

No nos quedamos en la misma terminal, sino al frente, en la misma carretera central, por donde se suponían no dejaban de pasar camiones y guaguas para Bayamo, en esa espera nos cogimos más de 2 horas parados, y sin saber qué hacer, unos nos sugerían que nos fuéramos para los amarillos, pero sabíamos que sería más gasto y más trabajo debido al peso de la maleta, por lo que decidimos esperar, seguíamos repitiéndonos, “Dios sabe lo que hace”, “Dios está en control”, “Nadie sabe de lo que Dios nos está librando con cada demora”, esas eran las palabras de ánimo que nos dábamos uno al otro. En algunos momentos miraba el reloj y me decía, ¿ir nuevamente para la iglesia?, y a la vez miraba el cargamento jejejeej.

Nada, luego de más de 2 horas apareció una guagua escolar (bien cargada por cierto) con destino a Santiago que estaba recogiendo a Bayamo por $70, (y eso que era escolar), gracias a Dios estaba pasando primero a los que iban hasta Bayamo, porque la cantidad de personas que estaban a la entrada de la guagua era enorme, le dimos al chofer $75 hasta Jiguaní y nos pasó luego de meter la maleta en el maletero. Íbamos de pié, pero contentos que ya nos dirigíamos a casa y era directo, porque quedarnos en Bayamo después de las 8 de la noche para ir para Jiguaní no nos daba buena espina luego de que estando estudiando en Manzanillo tuve que dormir  en una terminal en Bayamo porque no pasaba nada para Jiguaní.

IMG_20160225_162452Llegamos a la terminal de mi ciudad (Jiguaní) a las 9:00 pm, y fuimos a pié hasta la casa de mi abuela (no había dinero para coger un transporte), nuevamente a rodar la maleta, una cuadra Roiler, una cuadra yo, y pidiendo que no se rompiera la maleta porque no venía en buen estado jejejej, de romperse a mitad de camino había que cargarla, esa era nuestra petición en ese momento, y Dios nos la concedió, se rompió, pero fue a tan solo unos 10 metros de la casa.

A bañarse, comer y acostarse a dormir, no dábamos para más.

Al día siguiente tenía que ir para el campamento de Palmarón en la mañana, pero fue imposible el irme en la mañana porque estábamos empaquetando, gracias a Dios conseguimos presinta, y de la imprenta trajimos las hojas que se echaron a perder para empaquetar, y en eso todas esas cosas nos cogió las 5:40 pm, todo un día en ese proceso, de división de los bultos y empaquetado.

Nota: no se fijen en la calidad de algunas fotos que fue mi mamá la que las tomó y no sabía jejeje

Y así fue todo, ¿quién se imaginaría que pasaríamos tanto trabajo?

A, espérenme que falta algo, ¿ven los paquetes que lindos y que bien empaquetados?, jejeje, cuando fui al correo para enviarlos TOOOODOS estaban mal empaquetados, tenían que ser a color entero los paquetes, eso quería decir que había que reempaquetarlo todo, esa fue la demora en los envíos, pero con un poco de esfuerzo, poco a poco reempaqueté todo nuevamente y poco a poco, a medida que lo hacía, lo iba enviando.

Todo este relato, es el relato del cumplimiento de un sueño, mucho trabajo pasamos, pero Dios nos ha recompensado al ver el tremendo impacto que está teniendo la revista en diferentes lugares del país, nuestro trabajo es desinteresado, nada recibimos a cambio, nada esperamos a cambio, tan solo ver edificadas las vidas de los que tengan en sus manos un ejemplar de la revista Maranata.

El camino es largo, y las luchas han de seguir, pero las victorias serán más grande que las luchas.

Contamos con sus oraciones

    Atentamente, su servidor Anibal González

15 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • molier en 18 marzo, 2016 a las 8:03 pm
    • Responder

    Que gran historia, parece que los estuviera viendo en todas esas aventuras, gloria a Dios por la revista, y por verle ayudado a realizar ese sueño.

    1. Amén

    2. Lástima que no pudimos ponerle los ruidos emitidos por nuestros estómagos en esos días (en las mañanas)

  1. Anibal, buena la broma papá…

    1. Todo buen bromista siempre se saca un truco nuevo cuando la gente menos se lo espera wajajajajajajaja

    • telecom en 21 marzo, 2016 a las 8:03 pm
    • Responder

    Oye Roiler, cuando te desquitas? jejejej

    1. La verdad la verdad es que tengo como desquitarmela, jejeje, pero no quiero hacerlo, no ciento paz desquitandomela así, el sabe las fotos que tengo en mi poder, JEJEJE.. ¿Te acuerdas Anibal el día que te dormiste temprano en casa de tu abuela?¿Te acuerdas que Rafael y yo nos quedamos hablando?… Julio, quisiera que vieras esas fotos.. No me canso de reir, pero para su tranquilidad no tengo corazón para eso…Pero nada, yo tranquilo, no me afecta, eso le pasa a cualquiera, Todos dormimos y en ocasiones con la boca abierta.. JEJEJE

    2. así se habla brother, esí es como habla un buen ministro de Jesucristo, cumple con la palabra, mira esta traducción:
      “Al que te tire una fea foto, permítele tirarte otras más” (TLA (Traducción al Lenguaje Anibaliano)) jejejejej

    3. No puede, no sería de ejemplo, ¿no es así Roiler?

    4. Así es mi amigo. Además tu sabes que aunque tengo con que, nunca lo haría, suelo ser muy literar en aplicar lo que dice la biblia sobre estas acciones aún en contextos como estos de broma…

    5. ya chico, no llores más

    6. @telecom tu eres enchuchador

    • Yulior en 22 marzo, 2016 a las 11:42 am
    • Responder

    hola y Dios les bendiga por este gran esfuerzo que han hecho con el fin de edificar la iglesia cristiana. Les pido de favor me indiquen cómo contribuir a la impresión pues deseo me llegue esta revista a mi esposa y a mi dado que ambos somos cristianos.

  2. Gran bendición, ayer cuando llegue a mi casa para mi sorpresa recibí varias bendiciones, pero la mejor de todas, digo la mejor de todas porque fue la que más alegría me dio, fue un sobre dentro de el la revista junto con 2 libros y el reconicimiento añadido del primer torneo nacional de conocimiento biblico, me gustaron todas las secciones que contiene la revista maranata y en especial me rei mucho con: De todo un poco, la parte de Identificalo muy buena te sugiero Royler para este próximo campeonato añadas esta forma en las pruebas.

    Ah ¿cuándo me envias el lote que te pedí? aqui tengo personas esperando por eso, en cuanto vieron la revista me la quisieron quitar jejeje.

    • Yandy Ramírez Díaz en 25 mayo, 2016 a las 3:21 pm
    • Responder

    Qué tremendo, nuestro Dios no cambia, hombres de guerra y propósito como ustedes no deben cambiar.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal