CREDO cristiano sobre el matrimonio, la familia y la sexualidad

CREDO CRISTIANO SOBRE EL MATRIMONIO, LA FAMILIA Y LA SEXUALIDAD.

Publicado por primera vez en: www.maranata.nat.cu/credo-cristiano-matrimonio-familia-sexualidad/

CONCILIO CRISTIANO DE LAS TUNAS, CUBA.

1 de Agosto del 2018.

El Concilio Cristiano de las Tunas, no es una organización sino un evento de convocación a un concilio de la fe cristiana, dado que una vez más las circunstancias históricas amenazan nuestra fe y nos obligan a revisar, reinterpretar y consolidar nuestras creencias.

Este Concilio de Fe, ha sido convocado para la exégesis y proclamación conjunta de la Biblia en cuanto a los temas relacionados al matrimonio, la familia y la sexualidad. Pues de este modo hemos decidido analizar, dar respuesta y actuar “unánimes juntos” como comunidad cristiana de esta provincia, y no tan solo desde la individualidad de cada creyente, congregación o denominación, ante los desafíos actuales que se enfrentan a nuestra Fe.

El Concilio Cristiano de las Tunas, agrupado en interés voluntario ymanifestado en la unidad de la mayoría de los pastores, iglesias y cristianos de las denominaciones de confesión bíblico-cristiana con presencia en nuestra provincia, nos unimos en la fe para determinar tras el estudio y análisis bíblico, nuestro credo común sobre los temas relacionados al matrimonio, la familia y la sexualidad.

Dado que: Nos considerándonos respaldados por nuestra exégesis bíblicapara enunciar nuestro credo,Confesando en común acuerdo todos aquellos suscritos a este credo, que la Biblia como Palabra de Dios es la máxima autoridad que reconocemos para determinar nuestra fe y conducta de vida.

Dado que:Nos consideramosrespaldados también por la Declaración Universal de Derechos Humanos que asisten a todos los hombres y mujeres, que enuncia en su Artículo 18 que “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia” y en el Artículo 19 “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.

Dado que:Nos consideramos respaldados legalmente por la actual Constitución de nuestra Nación que en el artículo 55 enuncia que:“El Estado, que reconoce, respeta y garantiza la libertad de conciencia y de religión, reconoce, respeta y garantiza a la vez la libertad de cada ciudadano de cambiar de creencias religiosas o no tener ninguna, y a profesar, dentro del respeto a la ley, el culto religioso de su preferencia (…)” y encontrando total concordancia de nuestras creencias profesadas en este credo con los artículos del 36 al 38 de la actual constitución.

Por tanto: los suscritos a este credo hacemos pública nuestra fe bíblica al respecto,aprobada por la Comunidad Cristiana de la provincia de la Tunas, Cuba, el 1 de agosto del 2018 en su II sección de trabajo. Para lo cual confesamos de la siguiente forma:

ARTICULO DE FE NO.1

CREEMOS QUE EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA RESPONDEN A UN DISEÑO DIVINO,ESTABLECIDOBÍBLICAMENTE POR SU CREADOR COMO EL MODELO SOCIAL IDEAL.

  1. Creemos que la familia es una institución divina creada por Dios y que el modelo bíblico para el matrimonio es exclusivamente la unión de un hombre y una mujer. Establecido así por Dios con la creación de Adán y Eva como primera pareja, estableciendo la unión de un hombre y una mujercomo el diseño divino y modelo bíblico para el amor conyugal (Génesis 1:26-28; Génesis 2:20-25; Génesis 5:1-2; Mateo 19:4-6; Marcos 10: 6-12);también creemos que cada vez que Dios dijo: “fructificaos y multiplicaos” (Génesis 1:26-28; Génesis 9:7), se lo dijo a parejas conformadas por la unión de un hombre y una mujer, pues no hay en la naturaleza humana otra fórmula para la procreación.Este modelo es reforzado en el concepto de “se unirán y serán una sola carne” (Génesis 2:20-25; Mateo 19:4-6; Marcos 10: 6-12; Efesios 5:31), figura del lenguaje para ilustrar la unión nupcial, y que siempre aparece en contexto de la unión exclusiva de un hombre y una mujer.Creemos que este modelo es respaldado por el código de santidad del Antiguo Testamento, el cual describe el matrimonio y la santidad sexual en el contexto de la relación de un hombre y una mujer, reafirmado por Jesús en el Nuevo Testamento, el cual confirma el diseño divino original de la creación en término genéricos de “varón y Hembra” (Mateo 19:4-6; Marcos 10: 6-12).También fue entendido así por el apóstol Pablo, el cual en el contexto de la unión de un hombre y una mujer, define los roles conyugales delesposo y La esposa; también el apóstol Pablo muestra el matrimonio de un hombre y una mujer como símbolo de la relación de amor entre Jesús y su Iglesia, ante lo cual la unión nupcial entre un hombre y una mujer es dignificada por Dios al ilustrar el misterio de la comunión de Dios con su Iglesia (Efesios 5:21-23).
  2. Por tanto, aun cuando encontremos en la Biblia relatos que ilustran relaciones amorosas y sexuales en diversos contextos históricos y culturales, cuyas interpretaciones generan división entre los exégetas modernos; Creemos que existe una ausencia de evidencia bíblica que justifique la aprobación por parte de Dios y aceptación por parte de la Iglesia de otro modelo para el amor conyugal que la uniónde un hombre y una mujer.Creemos también que no existe ni se promueve en la Biblia ninguna pareja bajo pacto conyugal delante de Dios, niexiste doctrina que permita afirmar que Dios y la Iglesia reconocieron o deban reconocer como “matrimonio” algo más que la unión entre un hombre y una mujer en el vínculo del amor.
  3. En la Biblia Dios se describe como Justo, Bueno e Inmutable no solo en naturaleza sino también en dicho y hecho.Por tanto, creemos que si Dios diseño y estableció un modelo para el matrimonio, la familia y la sexualidad, a la misma vez que solo reconoció, bendijo y asumió como símbolo mora y de santidad, a la unión de un hombre y una mujer,estableciendo este modelo como el medio adecuado para el comienzo y desarrollo de la familia.Creemos que no existe ninguna base teológica ni exegética que permita cambiar esta doctrina, ni la naturaleza de la composición del matrimonio, ni otorguelicencia para usar el amor de Dios y al prójimo como excusa bíblica para variar el diseño creativo de Dios para el matrimonio, la familia y la sexualidad.
  4. Creemos que el diseño bíblico para el matrimonio y la familia es únicamente la unión de un hombre con una mujer, pues la descripción de los roles familiares están descritos en el contexto de Esposo y Esposa. Creemos que el plan divino para cada niño es que crezca en un ambiente afectivo, espiritual y educativo brindado por la conexión y relación con un padre y una madre biológicos. Creemos que aunque un niño en condiciones necesarias necesite ser adoptado por personas que no son su padre y madre biológicos, por su derecho y necesidad de tener una familia,se debe buscar suplir la figura de padre y madre en su vida al ser esto de suma importancia para su buen y natural desarrollo psicológico, social y espiritual.
  5. El modelo bíblico del matrimonio y la familia que creemos, enseña al Esposo que debe ser líder del hogar encargado de guiar a la gloria y voluntad de Dios a su familia (Efesios 5:23), debe amar y dar honor a la mujer y tratarla con gentileza y que debe comprender a su esposa como “coheredera de la gracia de la vida” ( Colosenses 3:19)1Pedro 3:7), deben amar a sus esposas “Como Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a si mismo por ella”, protegiéndolas, honrándolas, ayudándoles a crecer en su vida personal, social y moral, amándola como se ama a sí mismo (Efesios 5:25 -28), siendo fieles a ellas y desechando toda inmoralidad sexual (1 de Tesalonicenses 4:4-5). La Esposa debe amar, respetar y cuidar a su marido, estar en comunión agradable con él, apoyarles y contribuir en su desarrollo personal y espiritual, y comparte con el esposo la responsabilidad de la educación, protección y provisión de la familia ( Génesis 2:18-24; Proverbios 31; Efesios 5:20 y 33; Colosenses 3:18; Tito 2:4-5; 1 Pedro 3:1). Tanto el padre como la madre son responsables de la educación, el cuidado, la protección y provisión de sus hijos, esto sin volverlos rebeldes, pero sin olvidar la necesidad de disciplina y amonestación en amor en aquellos momentos que lo requieran (Proverbios 13:24;19:18; 31; Efesios 6:4; Colosenses 3:21). Los hijos deben obedecer, y es importante que no desechen o desprecien la instrucción, consejos y guía provistas tanto por el padre como por la madre (Proverbios 1:8; 4:1; 6:20; 13:1) y honrar a su padre y a su madre, ayudar y colaborar con la familia y recompensar el amor y labor de sus padres (Proverbio 17:6;Efesios 6:1-2; Colosenses 3:20; 2 Timoteo 3:2), traer alegría a sus padres y evitarles tristezas (Proverbios 15:20).
  6. Creemos que la designación divina de roles en el modelo bíblico dela familia, designando al Esposo como “cabeza” de su esposa (directivo familiar) y a la Esposa como “ayuda idónea” de su esposo (Codirectiva familiar), responde al programa espiritual de Dios para el ser humanoy nunca al interés de edificar ideologías sociales contrarias a la dignidad de la mujer o el hombre(1 Corintios 11:3). advertimos que estos versos han de ser interpretados en el contexto del matrimonio y no necesariamente en todo ámbito social, pues la Biblia dice que el hombre es cabeza de su esposa en contexto primordialmente matrimonial (Efesios 5:3) y que en Cristo todos somos uno, en una igualdad para la vida espiritual y la salvación ilustrada en la frase inclusiva de Gálatas 3:28: “(…) no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Aunque es evidente a la vista y el sentido común las diferencias anatómicas y fisiológicas que definen quién es hombre y quién es mujer, esta asignación divina de roles familiares no responde al propósito de denigrar la dignidad femenina, ni crear desigualdad social entre los géneros, como se demuestra en las frases: “(…) la mujer es la gloria del varón” en 1 Corintios 11:7, “vosotros maridos, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer (…)” en 1 Pedro 3:7; en relación a posición junto a su esposo son llamadas “coherederas de la gracia de la vida” en 1 Pedro 3:7.

ARTÍCULO DE FE NO 2

CREEMOS QUELOS PROPÓSITOS DEL DISEÑO DIVINO DEL MATRIMONIO Y LA FAMILIA, SOLO PUEDEN CUMPLIRSE EN LA UNIÓN PRERROGATIVA DE UN HOMBRE Y UNA MUJER.

  1. Creemos que la unión nupcial de un hombre y una mujer ilustra el propósito de Dios para la manifestación de su imagen gloriosa, quien hizo al hombre y a la mujer a su “imagen y semejanza”, implicando un claro mensaje sobre la necesidad de que el género masculino encuentre en el género femenino su complemento y viceversa, convirtiéndose en “una sola carne” por medio de la unión conyugal (Génesis 1:26; Génesis 2:20-25; Génesis 5:1-2; Mateo 19:4-6; Marcos 10: 6-12; Efesios 5:31).
  2. Creemos que la familia y el matrimonio han sido modelados por Dios con el propósito de educarnos por medios de ellos al mostrarlos como símbolo de la comunión de la iglesia como familia de Dios (Efesios 2:19) o el símbolo de la comunión entre Dios y su pueblo ilustrado en el matrimonio (Efesios 5.25). De lo cual comprendemos que cambiar o desechar el modelo divino de la familia y el matrimonio afectaría nuestra comprensión espiritual de que es ser Familia de Dios, Pueblo de Dios, Iglesia y Cuerpo de Cristo. Estando estrechamente ligados el modelo bíblico de la familia con el modelo de la iglesia y el modelo del matrimonio con el modelo de la unión de Cristo y la Iglesia.
  3. Creemos que el Matrimonio tiene también como propósito la procreación y educación de los hijos (Génesis 9:7). Por tanto comprendiendo que se necesita de un hombre y una mujer para procrear, entendemos como consecuente la necesidad de una composición familiar de Padre y Madre para educar a los hijos, como el modelo bíblico ideal pensado por Dios para la familia.
  4. Creemos que Dios tiene el propósito de que todos los seres humanos alcancemos nuestra identidad y sentido para la vida en la familia, pues en la familia es donde la codependencia de los sexos asume roles conyugales que permiten la realización del hombre como hombre y la mujer como mujer, donde de modo saludable y responsable el hombre se vuelve padre y la mujer madre, donde los hijos encuentra: guía, protección, provisión, identidad, educación, salud afectiva, etc., es también donde la educación de los hijos se desarrolla en un ambiente acorde a las creencias de los padres y en beneficio de la sociedad.
  5. Creemos que el modelo bíblico del matrimonio y la familia tiene como propósito ofrecer al hombre y la mujer un medio saludable y confortable para su desarrollo humano, psicológico y emocional. Dios mismo reconoció la necesidad del hombre de tener una mujer como compañera para hacer la vida juntos y desarrollar a plenitud su sexualidad, estableciendo desde la creación que el complemento social y sexual de un hombre es una mujer y viceversa (Génesis 2:18 y 21-25; Eclesiastés 4:8-12; 1 Corintios 7:9).
  6. Creemos que los propósitos divinos para el matrimonio incluyen la satisfacción del amor y el placer sexual entre los conyugues (Cantar de los cantares y 1 Corintios 7:3-5), en pro del desarrollo de nuestra sexualidad en un ambiente de amor, fidelidad y responsabilidad, garantizando la preservación del pacto matrimonial (Mateo1 9.9; 1 tesalonicenses 4:3-4), la salud sexual, reproductiva y emocional (Proverbio 6:24-29; 1 Corintios 6:13-19). La relación sexual en el matrimonio es también una protección ante la corrupción sexual que asecha a todo hombre y mujer como un intento de que como seres humanos no terminemos siendo esclavos de la inmoralidad sexual (1 Corintios 6:13 y 18; 7: 2-5).

ARTÍCULO DE FE NO 3

CREEMOS QUE EL SEXO ES BUENO Y SANTO, ENCUANDO RESPONDA AL DISEÑO DE DIOS PARA EL MATRIMONIO DE UN HOMBRE Y UNA MUJER.

  1. Creemos que el acto sexual en su diseño divino es santo, bueno y placentero para el hombre y la mujer, creado por Dios no solo para la procreación sino para el pleno desarrollo y goce de la sexualidad del ser humano (Cantar de los cantares y 1 Corintios 7:3-5). Por lo cual creemos que el sexo tal como Dios lo pensó, es bueno solo en el vínculo del modelo matrimonial, diseñado por Dios para garantizar tanto al hombre como a la mujer: respeto al cuerpo del otro, fidelidad absoluta, compromiso duradero, estabilidad y desarrollo emocional y afectivo, salud sexual y reproductiva, así como santidad en la fe y vida espiritual en comunión con Dios (Proverbio 6:24-29; Mateo1 9.9; 1 Corintios 6:13-19;1 tesalonicenses 4:3-4; 1 Corintios 7: 2-5; Hebreos 13:4). Dios decreto normativas para el sexo en vista de que no se convirtiera en un acto adictivo o una conducta inmoral e improductiva para la sociedad, o para evitar que el propósito de la existencia del ser humano se reduzca a ser definido desde el placer sexual (1 Corintios 6:13 y 18; 7: 2-5), siendo el sexo parte de la sexualidad pero no el todo de la personalidad humana. Romanos 1:18-32 es un ejemplo bíblico de como la sexualidad humana puede ser separada de los propósito del creador, y como podemos alejarnos del propósito del sexo al punto de dejar lo que es “natural”, palabra que intuye un modelo divino para la sexualidad,por cuya la ruptura del diseño divino en el verso 32 se enuncia la condena de Dios.
  2. Creemos que Dios condena toda relación sexual que atente o destruya su modelo, propósito o afecte la santidad en el ser humano, Todos los actos sexuales fuera del modelo divino se resumeen la Biblia con las palabras “fornicación” o “inmoralidad sexual”,palabras que engloban todo acto sexual fuera del diseño de Dios descrito en el sexo conyugal entre un hombre y una mujer en el marco del amor, respeto, honra y fidelidad.Por tanto, creemos que no hay evidencias bíblicas de que Dios apruebe o acepte ninguna relación sexual fuera del modelo bíblico para el matrimonio (modelo tal y como hemos descrito en este credo). La biblia contiene varias condenas a múltiples prácticas sexuales y otras que hoy existen son igualmenterechazadas por la Iglesia por representar una ofensa al creador que estableció un diseño para la familia que consideramos bueno y justo no solo para el ser humano, sino también para la sociedad.Por lo que Dios nos alienta a separarnos de estas prácticas en pro de la santidad y comunión con Él por obediencia a su Palabra (Oseas 5:4; Hechos 15:19-20; Romanos 1:26-32;1 Corintios 5: 1-2 y13; 1 Corintios 6:13 y 18; Gálatas 5:19, 21 y 24; Efesios 5:3; Colosenses 3:5-6; 2 Timoteo 2:22; 1 Tesalonicenses 4:3).
  3. Creemos que Dios le dio al hombre y la mujer toda facultad para sentir atracción física y emocional que conllevara a la unión conyugal y fundación de la familia (Génesis 2:23). Creemos que la atracción sexual fue diseñada por el creador en nuestra naturaleza humana, para llevarnos y sostenernos afectivamente en la unión nupcial (Cantar de los cantares). Además creemos que la atracción o inclinación sexual que Dios (el creador) puso en sus criaturas, responde al interés y complemento en la atracción sexual al sexo opuesto (en génesis 3:16 Dios le dijo a la mujer:“Tu deseo será para tu marido”, y el marido es evidentemente un varón) y no a entregarse a pasiones sexuales desordenadas cuyas consecuencias no solo son personales sino sociales (Génesis 34:3; Jueces 16:4; 2 Samuel 13:1; Romanos 1:26-32; 7:5; Santiago 1:13-15; 4:1).

Este es elCREDO CRISTIANO SOBRE EL MATRIMONIO, LA FAMILIA Y LA SEXUALIDAD delConcilio Cristiano de la provincia de las Tunas, Cuba. Reconocemos que nadie está obligado a creer lo que creemos, pero proclamamos que nadie bajo ninguna excusa puede creer que negaremos, abandonaremoso callaremos estos principios de Fe.Son más que una opinión, más que un criterio o religión, es el modelo que Dios nos legó, su voluntad para el matrimonio, la familia y la sexualidad. Modelo al que nos apegarnos y seremos fieles al costo que exija nuestra obediencia y fe a la Biblia como Palabra de Dios.

Porque creemos a Dios como Rey de reyes y Señor de señores, supremo gobernante sobre todas las cosas y que no hay ciencia superior a su conocimiento revelado a los hombres, discordamos con toda ideología, teología, acto político o cristiano en Cuba y en todas las demás naciones, que quiera negar estos postulados de fe. Así como desconocemos como Iglesia de Dios o creencia cristianaa toda manifestación religiosa, políticao cultural en Cuba y todas las demás naciones,cuyos preceptos (aun tratando de usar la Biblia para justificarlos) sean contrarios a estos Artículos de Fe.

Habiendo confesado nuestras creencias, pactamos con Dios fidelidad a su Santa Palabra: como cristianos y cristianas la viviremos hasta el fin de nuestras vidas, como pastores la enseñaremosal costo que sea necesario, como Iglesia asumiremos el reto de creer y vivir de modo diferente, aunque todo el mundo nos rechace e incluso persiga por nuestros argumentos de fe.

Redactado por Maikel Mauris Milán Suárez

Vocal del Comité interconfesionaldesignado para estudió y redacción de este Credo, el 4 de Julio del 2018 en la I sección del Concilio Cristiano de las Tunas. Cuba. Observación: Este es un documento inconcluso en revisión. Sugerimos a todos los creyentes, pastores, congregaciones y denominaciones revisarlo, sugerir cambios, etc., con prontitud. Además de mostrar su interés de rubricar la carta a nombre personal, congregacional o denominacional según cada caso. Maikel Mauris Milán SuárezCel:54178576. Email: mmilan@1981yahoo.es.

 

Publicado por primera vez en: www.maranata.nat.cu/credo-cristiano-matrimonio-familia-sexualidad/

1 comentario

  1. Amen hermano, sigamos defendiendo la verdad y sobre todo pidamosle a Dios mucha sabiduria para debatir con personas que no toman la Biblia como la palabra Fiel y verdadera que Dios nos revelado para que vivamos sabia y piadosamente en medio de esta generacion maligna y perversa, siendo luz para este mundo.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal