¡¡Cuida tu jardín!!

Jardin_in_Peru¡¡Cuida tu jardín!!, tal vez te resulten raras estas palabras, quizás aún no lo sabías, pero el preparó dentro tuyo una tierra con todas las condiciones necesarias para ser transformada en un bello jardín en cual florecerán las preciosas promesas y bendiciones de Dios; Él preparó la tierra y puso la primera semilla, ahora es tu tarea arreglar y cuidar el jardín para que sus flores den testimonio del poder de Dios.

Cuantos hoy pueden estar como Tomás, incrédulos al poder de Dios que resucitó a de entre los muertos, incrédulos en su cristiana, tan incrédulos que necesitan como Tomás ver para creer en el poder de Dios y esto hace que no puedan disfrutar de las ricas bendiciones que Dios tiene para cada uno de nosotros.

La incredulidad destruye las promesas de Dios, la incredulidad es el arma que Satanás usa para tener a los hijos de Dios atados y sin bendiciones, llevando una vida cristiana mediocre y sin frutos que glorifiquen a Dios y su poder. La incredulidad es un pecado ante los ojos de Dios, (2ª Corintios 1:20); hasta que usted no crea en su que las promesas de Dios son en Él, Sí y en Él, usted hace retardar todas las bendiciones de Dios para su vida, y lo más triste es que puede que no las reciba por su incrédulo.

…..Aún la gente del mundo, sin tener conocimiento o una relación profunda con el Señor reciben las bendiciones y peticiones de su corazón si engendran fe en lo que piden, lo reciben por el amor, la gracia y la misericordia de Dios; cuanto más pueden recibir todas las peticiones de su corazón los hijos de Dios que creen en su poder y son herederos de todas las promesas del Señor, (Hebreos 5:17-18)……

El corazón del hombre es como un jardín, la “Fe” es la semilla que Dios planta en esa tierra, y cada flor que se abre en ese jardín es una bendición que Dios derrama en tu vida; pero también en tu jardín puedes dejar que las malezas, yuyos malos, los bichos y depredadores destruyan tu plantío, todo esto malo que destruye tu jardín es lo que siembra el maligno, la duda, la raíz de amargura, el odio, el resentimiento, la incredulidad, todo esto y muchas otras cosas pueden ahogar la fe y por consiguiente destruir las bendiciones.

Si usted quiere una sanidad para su cuerpo pero duda de que la recibirá, aunque sus labios hablen haciendo notar que usted tiene fe, pero en su corazón hay un espíritu inmundo llamado incredulidad sus palabras no cambia la actitud de su corazón, “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso;¿Quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9).

Si usted se comienza a conformar con la situación que está viviendo, sea enfermedad, problemas matrimoniales, familiar, económico, etc, y no lucha en fe para buscar la salida y bendición, ya el diablo le ganó la batalla porque usted se conformó con su situación y dejó de creer y confiar en el que todo lo puede, creyendo en su corazón que no hay solución a su , (Santiago 1:7), y cada uno recibirá lo que cree en su corazón. Lo primero que tiene que hacer es destruir las malezas que el diablo está arraigando en su corazón para que no destruya sus bendiciones.

¿Como estamos cuidando nuestro jardín??, ¿Estamos verdaderamente dedicándonos a él??, ya que él necesita todo nuestro cuidado y atención para que las malezas y otros depredadores no lo destruyan; debemos usar todos lo insumos que nos ayudarán para que la tierra no se contamine y las plantas no se mueran; así también debemos alimentar la tierra con suficiente agua, abono, fertilizante, etc, para que esas plantan tengan la fortaleza con que Dios quiere que se desarrollen; también debemos prestar mucha atención de que el ambiente sea el adecuado para su crecimiento y desarrollo, de forma que las plantas sean fuertes y saludables; así mismo es como debemos cuidar el jardín de Dios que es nuestro corazón, “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de el mana la vida” (Proverbios 4:23).

Haz que tu tierra, la tierra de tu corazón, sea una tierra fértil, sana, saludable, protegida y cuidada, para que florezcan todas las hermosas y bellas flores que son las bendiciones que Dios tiene para tu vida, “Cree solamente” dice el Señor, el hombre que duda es inconstante en todos sus caminos, no tiene seguridad en los pasos que tiene que dar, no permanece fiel en las promesas, abandona las metas a la mitad del , es cambiante en sus pensamientos y sus acciones; Dios no le ha llamado para vivir en estas condiciones, debilitado o derrotado, el Señor no le ha llamado a ser un fracasado, no le ha llamado para ser cola sino cabeza; piense que Dios le ha llamado para ser bendito y ser de bendición, Cristo le llamó para ir de poder en poder y de victoria en victoria, Dios le entregó todo en sus manos para que sea un triunfador
“Porque no nos ha dado Dios, espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” (2ª Timoteo 1:7).

Cuando la tierra de tu jardín está bien alimentada, cuidada, y protegida; la fe crece y se multiplica, produciendo frutos y acciones que harán de tu jardín un ramillete de bendiciones, el Señor dice: “Bienaventurados los que no vieron y creyeron”.

Hoy puedes estar esperando una bendición; no dudes como Tomás, que necesitó ver para creer; el Señor te dice: “Cree solamente, para el que cree todo le es posible”; si en tu Corazón recibiste una palabra de Dios de bendición para tu vida, di Si y Amén, espera en El y verás la gloria de Dios sobre tu vida.

Todas las bendiciones serán hechas realidad en tu vida cuando cuides tu jardín y no le permitas al maligno destruir la semilla de la fe que Dios ha plantado en tu corazón, (Mateo 13:23); si todavía tienes dudas e incredulidad en tu corazón, mátalas de tu jardín y haz crecer la fe a través de tu cuidado, buscando el rostro de Dios, buscando su perfecta voluntad, obedeciendo la guía de su Santo Espíritu, obedeciendo sus estatutos y preceptos, llenando tu mente y tu corazón de su Palabra, conocimiento y sabiduría, llenando su trono de tu adoración y alabanza, alimentando tu corazón con las promesas de Dios y testificando de ellas.

De esta forma harás crecer la fe que Dios ha puesto en tu corazón y verás cómo en tu jardín florecerán las bellas y hermosas bendiciones que
Dios te ha preparado.

El Señor te dice: “YO CUMPLIRÉ MI PROPÓSITO EN TI”.

3 comentarios

    • Ramón en 11 noviembre, 2013 a las 4:00 pm
    • Responder

    Es verdad Dios ha edificado en nuestro sendero un jardín y como sea el cuidado de este es como llevamos nuestras vidas, por esa razón debemos cuidarlo y no solo esto sino dedicarle tiempo ¿cómo? pues estudiando más la palabra y asumiendo en nuestras vidas la responsabilidad de que todo lo que digamos y hagamos sea del agrado de Dios. Se que al ser jóvenes muchas cosas en este mundo hacen que pequemos o estemos cerca de pecar, pero recuerden lo que el Señor nos dice en Jeremías 33*3, así que siempre “Oren sin cesar” Ap 2*10 y así podrán ser el mejor jardinero que tengan en su jardín.

    • Ester en 12 noviembre, 2013 a las 11:01 am
    • Responder

    Saludos a todos, este artículo me recuerda la canción de Jesús Adrián Romero que dice que dentro de nosotros hay un jardín que Dios plantó.
    Debemos todos cuidar ese jardín, regarlo diariamente y no abandonarnos.

    • alberto en 12 noviembre, 2013 a las 11:03 am
    • Responder

    Muy bueno este artículo, espero que muchos sen motivados al igual que yo a cuidar del jardín que Dios ha plantado en nosotros, sea de su agrado y podamos ser como lo era David “conforme al corazón de Jeshová”

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal