El engaño del falso profeta

Texto bíblico: Mt 7: 15

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

 

Uno de los errores más extendidos en medios de la cristiandad contemporánea  ─sobre todo en ambientes pentecostales y carismáticos─ es la creencia de que lo único que importa delante de Dios es la sinceridad de corazón con que le adoramos y no el contenido teológico de nuestra . Si somos sinceros ─piensan estas personas─ Dios nos aceptara en su presencia no importa que la teología que hayamos abrazado sea falsa, a fin de cuentas, lo que realmente importa es si de veras estamos siendo sinceros en nuestras devociones.

Aunque esta creencia es muy popular, debemos afirmar categóricamente que la no enseña tal cosa. Todo lo contrario, la nos dice en el libro de proverbios: «hay caminos que al hombre le parecen rectos según su propia opinión pero su final es camino de muerte». El evangelio de Mateo nos presenta una excelente ilustración de esta verdad.

En el capítulo 7 versículos 22 y 23 se nos presenta el escenario del tiempo final y se nos dice que en aquel día muchos se presentaran delante de Jesús confiando en la sinceridad de sus servicios: «Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchísimos milagros?» Entonces escucharán: «Nunca os conocí, apartaos de mi hacedores de maldad».

Esta declaración de Jesús es verdaderamente inquietante. ¿Cómo puede afirmar tal cosa de personas que echaban fuera demonios y hacían muchísimos milagros en su nombre? ¿Hay algo en esta declaración que pueda arrojar algo de luz y ayudarnos a entender el por qué de esta dura sentencia?

La palabra que aquí se traduce como «maldad» es la palabra griega anomia que se compone por el prefijo a (no) y el sufijo nomos (ley). Literalmente significa «sin ley». Al parecer la maldad de estas personas consistía en que tenían una teología que no se conformaba a la ley de Dios. Ahora, ¿estaban conscientes de eso estas personas? Por supuesto que no. Ellos estaban confiados en que su sinceridad y servicio eran suficientes para garantizar la salvación y se olvidaron de escudriñar concienzudamente la ley de Dios para ver si realmente  caminaban en Su voluntad.

La palabra de Dios nos presenta dos caminos por los cuales las personas transitan: la senda angosta, la cual conduce a la salvación eterna y la senda espaciosa, la cual conduce a la muerte eterna. Entonces, no importa con cuanta sinceridad y firmeza una persona transite por la senda espaciosa, no importa con cuanto ahínco y convicción lo haga, al final del camino solo escuchara: «apártate de mí, hacedor de maldad».

Quizás te preguntes, ¿Qué tiene todo esto que ver con el engaño del ? Mi respuesta es sencilla: «si el creyente verdadero quiere entrar por la puerta estrecha y caminar por la senda correcta debe cuidarse de los falsos profetas que hacen todo lo posible por que las personas entren por la puerta ancha y caminen por la senda espaciosa y cómoda que lleva a la perdición».

Vayamos al grano pues, ¿Qué es un falso profeta? Bueno, básicamente, es aquella persona que habla mentira y falsedad en el nombre de Dios. Una descripción magistral de la actividad del falso profeta se encuentra en Jer 14:14: «falsamente profetizan los profetas en mi nombre; no los envié, ni les mandé, ni les hablé; visión mentirosa, adivinación, vanidad y engaño de su corazón os profetizan». ¿Qué tipo de falso profeta tiene Jesús en mente primariamente? Hay muchos falsos profetas pero no todos operan del mismo modo. Algunos son muy fáciles de identificar, usted nada mas tiene que escucharlos 5 minutos y sabrá que se trata de un falso profeta. Por ejemplo, tomemos al ya fallecido José Luis Miranda, quien en vida  proclamó ser en la tierra y también a su esposa quien después de que éste muriera proclamó ser el arcángel Miguel.

Este tipo de falso profeta es muy fácil de identificar por cualquier creyente que tenga un conocimiento básico de las escrituras. Pero Jesús tiene en mente a un tipo de falso profeta que es muchísimo más sutil. Jesús nos dice: «vienen a vosotros con vestidos de ovejas». Este hombre no se presentará haciendo ningún tipo de declaración estrafalaria que pueda identificarlo como un falso profeta. Nada de eso, se presentará con una Biblia debajo del brazo. No negará la inspiración de las sagradas escrituras, ni la divinidad de Cristo, ni ninguna otra doctrina cardinal del cristianismo. Revestirá sus mentiras con palabras sacadas de las escritura, cita un texto por aquí, otro por allá, claro está, generalmente fuera de contexto. Pero a pesar de todo lo sutil que pueda ser, es un lobo disfrazado de oveja. Este hombre no es cristiano, pero no es fácil darse cuenta con un simple análisis superficial.

Este tipo de falso profeta es muy sutil. Sabe manejar con mucha inteligencia y perspicacia las estratagemas del error. Usa con mucha ternura suaves palabras y lisonjas para engañar el corazón de los ingenuos. Si no tenemos en cuenta la advertencia de nuestro señor Jesucristo en este pasaje podemos ser presa del error y la confusión que promueven estos hombres y, lo peor del caso, es que estaremos caminando hacia la muerte creyendo que vamos hacia la vida.

En el próximo artículo veremos las enseñanzas comunes de estos hombres, para que podamos identificarlos y cuidarnos del error que promueven.

2 comentarios

    • L4R4 en 22 agosto, 2019 a las 8:03 am
    • Responder

    “Uno de los errores más extendidos en medios de la cristiandad contemporánea ─sobre todo en ambientes pentecostales y carismáticos─ es la creencia de que lo único que importa delante de Dios es la sinceridad de corazón con que le adoramos y no el contenido teológico de nuestra fe.”

    No sé hasta q punto sea esto tan generalizado, pq he leído buenos libros de muchos excelentes maestros pentecostales y carismáticos y ellos hacen énfasis en tener no solo una relación profunda con Dios, sino además en un conocimiento profundo de su palabra. Pero igual, muy buen artículo.

    • Raymond en 17 septiembre, 2019 a las 11:01 am
    • Responder

    hola bendiciones en Jesús.-
    Buen artículo y, muy necesario para nuestros tiempos.
    ALERTAR A LOS PASTORES Y LÍDERES DEL REBAÑO EN GENERAL, ORAR POR ELLOS Y, APOYARLOS EN LA EXPOSICIÓN DE LA TEOLOGÍA CORRECTA.
    HAY MUCHA CONFUSIÓN CON LA PALABRA: PODER, …QUE SUPUESTAMENTE DEBE SER APTO EN SU TEOLOGÍA, …Y MUCHAS VECES NO ES ASÍ.

    Saludos, Raymond.-

Responder a Raymond Cancelar respuesta

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal