El gozo, como deber

«Regocijaos en el siempre;  otra vez os digo: ¡Regocijaos!

(Filipenses 4:4).

 

I. LA GRACIA ORDENADA.  «Regocíjaos.»

  1. Es un deleite: Viene el jubileo de nuestras almas cuan­do entra este .
  2. Es expresivo: Es más que una paz pasiva: reluce, bri­lla, canta, ¿por qué no? El gozo es un pájaro; dejé­moslo volar en lo abierto de los cielos y que su música sea oída por todos los hombres.
  3. Es estimulante: E impulsa a su poseedor a hacer frente a los hechos.
  4. Es influyente para bien: Los pecadores son atraídos a Jesús por el gozo de los santos. Se cazan más moscas con una cucharada de miel que con un barril de vinagre.
  5. Es contagioso: Otros se ponen contentos cuando ven nuestro gozo.
  6. Es un mandato:

Porque el gozo nos hace semejantes a Dios. Porque es para nuestro provecho. Porque es un bien para otros.

II. DISTINCIÓN EN EL GOZO. «En el Señor.»

  1. Como esfera: «En el Señor» es el sagrado círculo donde debe emplearse siempre la cristiana.
  2. Como objeto: «En el Señor.»

Debemos regocijarnos en el Señor Dios Padre, Hijo y .

Debemos regocijarnos en el Señor Jesús, en su , en su resurrección, en su ascensión.

En todo lo suyo, que es para nuestro provecho.

No en cosas temporales, política o finanzas.

No en nuestros propios hechos (Fil. 3:3).

III. EL SEÑALADO. «Siempre.»

  1. Cuando no puedes gozarte en nada más, regocíjate en Dios.
  2. Cuando no puedas gozarte en otras cosas, santifícalas todas con el gozo del Señor.
  3. Si no has aprendido antes a regocijarte en El, empieza ahora.
  4. Cuando hace mucho tiempo que te sientes gozoso, no permitas que tu gozo cese por un momento.
  5. Cuando estás en compañía de otras personas, condúce­las en esta dirección.
  6. Cuando estás solo, sumérgete en el placer de regocijarte

 

IV. EL ÉNFASIS PUESTO EN ESTE MANDATO.  «Otra vez os digo que os gocéis.»

Pablo se alegraba. Era habitualmente un feliz. Esta a los Filipenses es peculiarmente gozosa. Con­siderémosla en su totalidad. El apóstol está gozoso por: La dulzura de la oración (1:4). Porque es predicado (1:18). Desea vivir para gozo de la Iglesia (1:25). Para ver a los miembros gozosos a causa de su gozo (2:2). Era su gozo saber que no había corrido en vano (2:16). Su despedida era: «Gozaos en el Señor» (3:1). Llama a sus convertidos «gozo y corona suya» (4:1). Expresa su gozo por su bondad (4:4, 10, 18).

En los días de trabajo, regocíjate en el Señor porque te da fuerzas para tu labor y te alimenta con el trabajo de tus manos.

En los días de fiesta, regocíjate en el Señor que te festeja con la grosura de su casa. En la prosperidad, regocíjate una vez más porque el Señor te da. En la necesidad, regocíjate por­que el Señor es el que quita, y son la voluntad del Señor todas las cosas que nos pasan. — eduardo marbury.

El calendario del mundo tiene sólo unos pocos días festivos, pero el calendario del cristiano está señalado, por la mano de Dios, cada día como festivo. — anónimo.

Es pecado para un hombre bueno el estar triste. — eduardo young.

Napoleón, cuando fue enviado prisionero a la isla de Elba, adoptó como orgulloso desafío a su muerte el lema: «Ubicumque ielix». No era cierto en su caso; pero el cristiano puede ser verdaderamente «feliz en cualquier » y siempre.

1 comentario

  1. Hello! Someone in my Facebook group shared this site with us so I came to look it over. I’m definitely enjoying the information. I’m book-marking and will be tweeting this to my followers! Great blog and fantastic style and design.|

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal