El Secreto del Éxito

Football_iu_1996Todo el mundo quiere tener . Está dentro de la naturaleza de los hombres buscarlo de todas maneras, pues solo cuando tenemos , nos sentimos contentos y felices.
Se han escrito muchos libros acerca de cómo tener éxito en la vida, pero en este artículo voy a decírtelo en muy pocas líneas. ¿Le parece increíble? Vale la pena emplear tres minutos en leer este artículo hasta el final.         El éxito en la vida consiste en tener un ideal y verlo cumplido. El mayor fracaso es esforzarse a favor de algo y perderlo en el preciso momento en que parece tenerlo ganado.

La vida se ha comparado al juego del fútbol. Todo el mundo corre tras la pelota de la felicidad, que termina siempre con el gol adversario de la muerte.

 ¿Pero porqué ha de se así? ¿No podría ser el gol de la vida e incluso el de la vida eterna, marcado a nuestro favor?                                                                                                                                                                                            El Señor dice: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.  Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente” (Juan 11:25) Y dirigiéndose a , exclama: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado” (Juan 17:24) “Voy a preparar lugar para vosotros” (Juan 14:3) He aquí el <gol> de la verdadera victoria.                                                                                                                                                                                       ¿Dice Ud. que esto es ilusorio? No lo piense así. Hay suficiente evidencia, incluso en este siglo de avances tecnológicos, de que existe un mundo espiritual, y que el propio universo parece inmenso en él. Es bien cierto que sin este universo espiritual, no hay ninguna explicación para el maravilloso orden y designio ecológico que observamos en el mundo material.                                                                                                                                   es, por lo demás, una figura real en la Historia y se da el fenómeno (que no tiene paralelo en  ninguna otra de las demás religiones) que desde su misma aparición, millones de personas estuvieron dispuestas a sacrificar sus vidas por El para preservarlas por la eternidad. ¿Ocurrió todo ello sin ningún motivo?                 Estos hombres y mujeres, aparentemente fracasados, fueron los que tuvieron el verdadero éxito perdurable. Otros miles que han nadado en la abundancia, la fama o el poder durante unos pocos años, tuvieron que confesar su fracaso al llegar a aquella hora que ha sido llamada la <hora de la verdad>, a la cual todos tenemos que llegar. No solo grandes hombres de estado, como Napoleón, Mussoline o Hitler experimentaron tal fracaso, sino también muchos, en todas las esferas de la sociedad. Razón tenía el poeta que escribió:                             Haz aquello que quisieras                                                                                                                                                    Haber hecho cuando murieras.

¿Lo está haciendo ud.? ¿Es ud. un verdadero amigo y discípulo de Jesucristo para quién El está preparando lugar?                                                                                                                                                                                           Para conseguir este éxito primordial no necesitas ser un mártir, ni tampoco encerrarse en un claustro, o someterse a costosas mortificaciones personales. Le basta con tomar algunas sinceras decisiones.

–         Reconocer su fracaso actual por no haber sido una persona absolutamente perfecta.

–         Arrepentirse ante Dios de sus pecados.

–         Aceptar a Jesucristo como su Sustituto y Salvador personal; decírselo en oración íntima y secreta.

Busque de veras a Jesucristo; solo así podrá tener éxito en su vida.

3 comentarios

    • Ana María en 12 noviembre, 2013 a las 11:32 am
    • Responder

    Pues claro que todos queremos tener éxito en la vida, pero ya el que hayamos sido encontrados por el Señor, ese es el mayor de los logros en la vida de un ser humano.

    1. jejejeje, muy buena tu afirmación, como dices “todos queremos tener éxito en la vida”, pero gracias a Dios tenemos a Dios, y estamos en Dios porque Él nos encontró. ¿no es así?.

    • Abel Turro Herrera en 4 noviembre, 2015 a las 10:46 pm
    • Responder

    es cierto esto que dices porque el hombre mayormente está pensando en cómo obtener el éxito,pero lo busca fuera de Dios,y gracias a él tenemos el mayor éxito:la vida eterna.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal