Estudio genético respalda referencia bíblica sobre los filisteos

Los filisteos fueron ampliamente mencionados en La Biblia. En una etapa en que los pueblos solían luchar por asentamientos más ricos en minerales y fertilidad, este pueblo no circuncidado rivalizó numerosas veces con el pueblo de Dios tanto en combate abierto como en diferencias de ideología y fe.

Incluso se apoderaron del Arca de la Alianza durante un tiempo. Entre sus representantes en la Biblia figuran el gigante Goliat, que fue derribado por el joven David, y otra de sus negativas incursiones en la vida de Israel fue la traición de Dalila, quien robó la fuerza del israelí Sansón al cortarle el pelo.

Ahora la arqueología y la genética se ponen de acuerdo con las declaraciones de La Biblia en un estudio recientemente comentado por la revista National Geographic.

Un estudio publicado en la revista Science Advances, a partir del descubrimiento sin precedentes en 2016 de un cementerio en la antigua ciudad filistea de Ascalón, demuestra que los orígenes genéticos y el legado de los filisteos concuerda con la visión bíblica.

La investigación parece respaldar su origen extranjero, como menciona la Biblia, pero revela que estos forasteros enseguida se casaron con personas de las poblaciones locales y se mezclaron con ellos.

El estudio analizó el ADN de diez conjuntos de restos humanos extraídos de Ascalón y pertenecientes a tres períodos diferentes: un cementerio del Bronce Medio/Reciente (entre los años 1650 y 1200 a.C.), previo a la presencia filistea en la zona; entierros infantiles de finales del siglo XII a.C., tras la llegada de los filisteos a principios de la Edad del Hierro; y las personas enterradas en el cementerio filisteo a finales de la Edad del Hierro (siglos X y IX a.C.).

Las cuatro muestras de ADN de principios de la Edad del Hierro, todas  de niños enterrados bajo los pisos de casas filisteas, incluyen proporcionalmente más «ascendencia europea adicional» en sus firmas genéticas (casi un 14 %) que las muestras prefilisteas de la Edad del Bronce (2 % a 9 %), según los investigadores.

Si bien los orígenes de esta «ascendencia europea» adicional no son concluyentes, los modelos más plausibles apuntan a Grecia, Creta (que menciona la Biblia), Cerdeña y la península ibérica.

Daniel Master, director de la Expedición Leon Levy a Ascalón y coautor del estudio, celebra los resultados como «pruebas directas» que respaldan la teoría de que los filisteos fueron inmigrantes procedentes de occidente que se establecieron en Ascalón en el siglo XII a.C.

«Encaja con los textos egipcios y otros que tenemos, y encaja con el [material arqueológico]» y el relato de la Biblia.

Algo que a los investigadores les parece insólito es que ese ADN europeo  específico desaparece enseguida y es estadísticamente insignificante en las muestras de ADN del estudio recuperadas del cementerio de Ascalón solo unos siglos después de las tumbas infantiles.

Las tumbas filisteas posteriores tienen firmas genéticas muy similares a las poblaciones locales que vivían en la región antes de la aparición de los filisteos, «probablemente porque [los filisteos] celebraron matrimonios mixtos».

Para Master, lo más interesante es el hecho de que —pese a la rápida asimilación genética que atravesaron los filisteos— siguieron siendo un grupo cultural distinto que fue claramente identificable frente a sus vecinos durante más de cinco siglos, hasta que fueron conquistados por los babilonios en el 604 a.C.

 

(Con información de National Geographic)

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal