¿Evangelismo o manipulación emocional?

Desde el principio Satanás ha usado toda su maldad para que el hombre no crea en la verdad de Dios. A través de las épocas ha desplegado su engaño y mentira con gran sutileza para sumergir a la humanidad en un ambiente de caos y desesperación.

El mensaje del evangelio no ha quedado exento de ese feroz ataque satánico. Y su pureza está siendo severamente comprometida por  la superficialidad de la iglesia contemporánea.

Esta superficialidad ha invadido como un cáncer cada área de la vida de la iglesia. Y un área fundamental como lo es el evangelismo, no ha sido la excepción. Tal es el caso, convencido estoy, que muchos cristianos piadosos y serios, al observar el panorama actual del escenario evangelístico, se han formulado la misma interrogante que le da título a este artículo: ¿evangelismo o manipulación emocional?

Empecemos por plantear una pregunta crucial en aras de aclarar el camino a seguir: ¿Qué es el evangelismo?

Si tomamos como única autoridad la biblia y le prestamos atención, fundamentalmente, a la enseñanza del Nuevo Testamento, debemos concluir que evangelismo es, en palabras simples: predicar el evangelio. Entonces esto nos lleva a preguntarnos: ¿Qué es el evangelio? ¿Cuál es su mensaje? Tener la respuesta correcta es fundamental para un evangelismo sano; porque si no entendemos correctamente el mensaje del evangelio, entonces, nuestro evangelismo, no importa lo celoso y ferviente que sea, será deficiente.

Veamos de forma bien resumida los cuatro ingredientes principales del mensaje evangelístico que propone el Dr. J. I. Packer en su excelente libro El evangelismo y la soberanía de Dios:

En primer lugar, el evangelio es un mensaje sobre Dios. Nos dice quién es Él, cuál es Su carácter, cuáles son Sus normas y lo que demanda de nosotros, Sus criaturas. Nos dice que le debemos nuestra misma existencia; que para bien o mal estamos siempre en Sus manos y bajo su vista, y que nos hizo para adorarlo y servirlo a Él, para que le alabemos y vivamos dándole gloria.

En segundo lugar, el evangelio es un mensaje que habla acerca del pecado. Nos dice que no podemos alcanzar la medida de perfección de Dios, que nos hemos convertidos en seres pecadores, sucios e indefensos dentro del pecado, y que ahora estamos bajo la ira de Dios. Nos dice que la razón por la que pecamos constantemente es porque somos pecadores por naturaleza, y que nada que podamos o tratemos de hacer por nosotros mismos puede hacernos justos o ganarnos nuevamente el favor de Dios.

En tercer lugar, el evangelio es un mensaje acerca de Cristo: Cristo el Hijo de Dios encarnado; Cristo el cordero de Dios que muere por el pecado para reconciliar al hombre con su creador; Cristo el salvador perfecto.

En cuarto lugar, el evangelio es un llamado a la fe y al arrepentimiento. El evangelio le exige al hombre, como responsable de sus actos delante de Dios, que abandone su rebelión y se vuelva a su creador. [pág. 39-49]

Si analizamos los ingredientes que propone el Dr. Packer nos percatamos que  forman una unidad conceptual. No tiene sentido hablar de uno sin hablar del resto; son como los eslabones de una cadena.

Por ejemplo, qué sentido tiene hablar de Cristo como redentor si antes no hemos hablado de Dios como creador, legislador de la ética y la moral, y de nosotros como criaturas que nos hemos rebelado contra su autoridad, su ley, y por lo tanto, estamos condenados. Y qué sentido tiene hablar de todo lo antes mencionado si no les decimos a los hombres que Dios demanda que se arrepientan y se vuelvan a Él en obediencia a Su palabra.

Dejémoslo bien claro: si omitimos alguno de estos ingredientes en nuestra  presentación del evangelio, entonces, no importa cuán elaborados y prácticos sean nuestros programas evangelísticos, ni cuan “buenos resultados” estemos obteniendo, la realidad es todo lo contrario: estamos deshonrando a Dios y malogrando nuestro llamado a evangelizar. Porque solo la predicación fiel del evangelio es ¡poder de Dios! para salvar a aquellos que están muertos en delitos y pecados.

Las “campañas evangelísticas”, en especial, se han convertido en el más “exitoso” modelo de evangelización, y para muchos, la realización de estos eventos es el único sinónimo de evangelismo.

Tal es el caso, que a muchos hombres de Dios que se han levantado contra la superficialidad y la manipulación que se da en estas reuniones se les ha  acusado de estar en contra del evangelismo.

En estas campañas se ha adoptado una estrategia que consiste en la predicación de verdades a medias, no hay una presentación completa y profunda del evangelio, sino más bien, algo ligero y suave que todos puedan abrazar. Lo que está pasando en la mayoría de estas campañas no puede ser catalogado de evangelismo; no si queremos ser bíblicos.

En dicha evangelización  todo está pensado para provocar una reacción emocional: la predicación, la música, la decoración, los “testimonios de poder”.

La predicación en estas campañas no tiene nada que ver con una explicación y aplicación poderosas del evangelio. Los ingredientes antes mencionados no están presentes como un todo. Es más bien una verborrea alegre y aduladora que busca ofrecer a las personas presentes, las cosas que ellos ya desean en su estado natural y caído.

Las megaiglesias, y las campañas en masa, son objeto de fuertes polémicas sobre el modo bíblico de avangelizar. Foto: Templo del autodenominado pastor Cash Luna

La fórmula del éxito es aceptar a Cristo en tu corazón porque Él va a resolver tus problemas: te va a sanar, va a arreglar tu matrimonio, va a prosperar tu negocio, va a proteger a tu familia, etc. ¡Pura mercadotecnia! No es necesario nacer de nuevo para desear obtener estas cosas.

El que una persona reaccione de forma positiva ante este tipo de propuestas no significa necesariamente que Dios ha hecho una obra en su corazón. ¿Quién no quiere que las cosas le salgan bien? ¿Conoces a alguien que no quiera?

Ahora bien, quiero hacer una aclaración. Somos seres emocionales y es imposible que no manifestemos emociones. Muchos se van al extremo de sospechar de cualquier acto emocional y lo etiquetan de falso y manipulador, pero esto es simplemente una exageración malsana.

Yo me refiero, como dije anteriormente, a basar nuestra estrategia en recurrir a las emociones ─esto es lo que generalmente se hace en el evangelismo moderno─, todo lo planifican con el propósito de conseguir una mera reacción emocional. Distorsionando de esta manera los sentimientos de las personas en vez de instruir sus mentes.

Esto es lo que pasa: muchas “decisiones” emocionales, pero mentes vacías sin frutos de entendimiento. Después nos asombramos de que la mayoría de los conversos por esta vía nunca más vuelvan a la iglesia y la mayor parte de los que lo hacen, a pesar de los años de “cristianismo fiel” nunca manifiestan los frutos de una madurez verdadera. Para solucionar este problema se creó hace varias décadas, en un seminario bautista, la doctrina del “cristiano carnal”.

Apoyado en una interpretación horrible de 1Co 3:5. Según esta doctrina uno puede ser un verdadero creyente y al mismo tiempo vivir en continua carnalidad toda la vida y en  continua superficialidad con respecto al entendimiento bíblico. Veamos como el pastor Jan David Hettinga refuta este disparate en su libro El rey confiable:

El verdadero cristianismo es algo que toma el control de tu vida, la cambia radicalmente y te transforma en una nueva persona en Cristo. Constituye una forma de vida, un estilo de vida abarcador que influye en todo lo que eres y en todo lo que haces. [pág. 125]

¿Cómo es que ha pasado esto? Bueno, creo que entre las muchas causas que se pueden mencionar hay una que es fundamental: hemos perdido el equilibrio entre la soberanía de Dios en la salvación y nuestra responsabilidad de evangelizar.

La prerrogativa de salvar a los pecadores le pertenece solo a Dios, Él usa nuestra labor evangelística para hacerlo, pero el que salva es Él. Hemos cambiado el evangelizar fielmente por el evangelizar exitosamente. Nuestro llamado es a hacerlo fielmente, veamos o no resultados.

Tan pronto pensamos que lo debemos hacer exitosamente, entonces nos volvemos calculadores y manipuladores para conseguir una muestra tangible de “éxito”. Y eso es precisamente lo que estamos haciendo.

Hemos creado un método que nos permite contabilizar los “convertidos”: les hacemos pasar por varias preguntas estereotipadas  ─en las cuales la respuesta es obvia─ y los impulsamos a tomar una decisión sin haberles presentado el mensaje del evangelio correctamente.

Si la persona hace su “decisión”, entonces ya tenemos otro en la familia cristiana ─estadística─ y aunque nunca más vuelvan a la iglesia o nunca muestren frutos, no debemos dudar de su conversión.

Son muchos los que han pasado por este ritual evangelístico y nunca más han vuelto  a la iglesia, pero si intentamos predicarles, nos dirán con toda convicción: ya yo acepte a Jesús hace tantos años. Y todo porque un día fueron persuadidos a pasar al frente en algún templo y les hicieron repetir una oración. Seguro alguien dirá: yo conozco personas que se han convertido verdaderamente de esa forma.

Eso es verdad. Pero no a causa de ese método, sino a pesar de ese método. Los que verdaderamente se han convertido no fue porque levantaron la mano, pasaron al frente y repitieron una oración, fue porque se arrepintieron de verdad y pusieron su fe en Cristo.

Sé eres evangelista y lees esto, posiblemente te molestes, porque esta forma de evangelizar se ha convertido en el “becerro de oro” del evangelismo moderno.

Pero mi intención no es criticar a nadie, sino que reflexionemos en las consecuencias negativas de una metodología evangelística no escritural que está haciendo un daño tremendo a la vida de la iglesia. Dios te bendiga.

3 comentarios

  1. Hermano felicitaciones, doy gracias a Dios por este articulo, estoy completamente de acuerdo con todo lo expresado y hago un llamado ha todos los cristianos que lo lean porque vedaderamente muchas iglesias se estan viendo afectada por las malas practicas a la hora de evangelizar, creo que todo cristiano teme a Dios y se esfuerza por guardar sus mandamiento y uno de las advertencias que nos hace el Apostol Pablo es “Mas si aun nosotros, o un angel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema” Gal 1:8, como decia el hermano, solo el evangelio verdadero es poder de Dios para salvacion, y solo debemos depositar nuestra fe en su predicacion para alcanzar a los perdidos “Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios” 1Cor 1:18, todo evangelio o buena noticia que se da de parte de Dios y no se anuncian estas verdades, es falso, es mentira y por tanto una ofensa directa a nuestro Señor. Seamos atentos al mensaje de la biblia cuando nos dice “agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicacion. Porque los judios piden señales, y los griegos buscan sabiduria; pero nosotros predicamos a Cristo crusificado, para los judios ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, asi judios como griegos, Cristo poder de Dios , y sabiduria de Dios ” 1Cor 1:21-23. Para terminar quisiera compartir este texto de la Biblia con todos mis hermanos “Asi dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cual sea el buen camino, y andad por él, y hallareis descanso para vuestra alma”, hermanos que no seamos hallados como este pueblo que dijo en su corazon “No andaremos”, humillemonos delante del Dios Soberano Creador y Sustentador de todas las cosas y busquemos su consejo, Él nos ha dicho “el cielo y la tierra pasaran , mas mi palabra no pasará”, a Él sea la gloria por todos los siglos. Amén

    1. Gracias de todo el equipo por comentar. Creemos también los compañeros de Maranata que Andrés es muy usado por Dios para reflexionar sobre temas importantes. Pero como él no ha visto este comentario 😉 te agradecemos en su nombre. Bendiciones para tu vida. Esperamos ser de edificación. Lee y comparte siempre 🙂

    • DANY en 10 julio, 2019 a las 9:25 am
    • Responder

    Una publicacion digna de leer en un pulpito

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal