La Verdad más Aterradora de las Escrituras

Todo el problema comienza con la naturaleza de . es justo. es . Dios no puede violar sus atributos. El no puede hacer algo que contradiga Su naturaleza. Él es un Dios recto. Ahora bien, esto es algo bueno. Sería terrible pensar que este universo fue creado por un dios malvado, por un dios omnipotente que fuera malvado. Sería absolutamente aterrador. De modo que, en principio, es algo bueno que Dios sea Justo, y Recto. Pero entonces, esto presenta un problema. Si Dios es justo… ¿qué es lo que hace con nosotros?. Vamos a ilustrar este problema. Hace unos años (comenta Paula Washer) estuve en Europa e iba a dar un discurso en una universidad y sabia que la multitud se iba a poner en mi contra y todos tenían la idea que este “dinosaurio social” iba a venir con algún mensaje puritano y a decirles a todos que eran unos pecadores. Así que, cuando subí a la plataforma, realmente ore: “Señor, por favor, ayúdame”. Y sentí que El me dio sabiduría. Mire a la multitud de estudiantes universitarios y les dije: “voy a compartir con ustedes la verdad mas aterradora de las ”. Y continué diciéndoles y advirtiéndoles: “estoy a punto de compartir con ustedes la verdad mas aterradora que puedan saber de Dios”. Así que, cuando ellos ya estaban atentos desde sus asientos, los mire y les dije: “aquí esta: la verdad mas aterradora de las es que Dios…. es bueno”. En ese momento, todos comenzaron a reírse y a preguntarse “¿cuál es el problema?”. Algunos de ellos, incluso, preguntaron: “¿cuál es el problema con que Dios sea bueno?”, “¿por qué eso es una mala noticia?”, “¿por qué es aterrador que Dios sea bueno?”. Y mi respuesta fue esta: “es aterrador saber que Dios es bueno, porque nosotros no lo somos”.

 Entonces ¿Qué hace un Dios bueno con nosotros?.  Pecamos contra Dios, pecamos unos contra otros, pecamos contra la naturaleza, pecamos contra todo. Toda la creación clama por nuestra condenación. Si Dios es verdaderamente Justo, entonces ¿qué hace con nosotros?. Si Dios, simplemente, pasa por alto la maldad, deja de ser Justo. Si un Dios Santo llama a los malvados hacia El para compartir con ellos, entonces no es un Dios Santo. De modo que la gran pregunta de toda la Biblia es esta: ¿Cómo puede un Dios Justo perdonar malvados y seguir siendo Justo?. ¿Cómo un Dios Santo llama a los malvados a tener comunión con El, siendo un Dios Santo?. Y la repuesta se encuentra en la cruz de . En la cruz de vemos esta tremenda y única revelación de la amplitud de los atributos de Dios. Dios es Justo. El debe condenar nuestro pecado. Dios es amor y por eso se convierte en hombre por medio de Su Hijo. Vive una vida perfecta como hombre y luego va hacia esa cruz y en esa cruz los pecados de su pueblo son echados sobre El. Y toda la de Dios, toda la ira de Dios que merecíamos nosotros es arrojada sobre la cabeza de Cristo. La cantidad exacta que era requerida para satisfacer la de Dios. Después de sufrir, Cristo dijo “CONSUMADO ES”. Esto significa que hizo lo que era requerido para satisfacer la de Dios contra su pueblo. El pago el precio en su totalidad.

 Es muy importante entender esto. Que no fue simplemente que nuestros pecados fueron perdonados porque los romanos golpearon a Jesús y lo clavaron en una cruz. Nuestros pecados fueron pagados porque en esa cruz El cargo con nuestros pecados. Y le plació a Dios, el Señor, quebrantar a Su propio Hijo. La ira de Dios, que debió haber caído sobre mí y sobre ti, cayo, en cambio, sobre su Unigénito Hijo. Y lo sufrió completamente, pago el precio, murió, porque la paga del pecado es muerte y en el tercer día resucito de entre los muertos. Y ahora está sentado a la diestra de Dios y no hay otro nombre, ningún otro nombre, en cualquier otro mundo, no hay ningún otro nombre dado a los hombres en el que podamos ser salvos, excepto por el nombre de Jesucristo. El es el camino, la verdad y la vida. Y nadie puede llegar al Padre, excepto por medio de Jesucristo. Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo hombre. Y para que podamos ser salvos, la Biblia llama a todos los hombres a arrepentirse de sus pecados y a creer en el Evangelio.

 Ahora bien ¿qué significa arrepentirse?. Muchos han definido el término “arrepentimiento” como “cambiar la mente”. Este es el significado de la palabra en griego y es verdad. Pero significa mucho más de lo que tú y yo podemos entender en nuestra cultura de hoy. Alguien podría decir que “cambiar la mente” no es tan difícil. Sin embargo, no es tan sencillo si comprendemos el verdadero significado de “mente”. La mente, en la Biblia, hace referencia a nuestros pensamientos, al corazón, es el centro de control del ser humano, es el centro de control de nuestra voluntad, de nuestras emociones, de nuestro intelecto, de nuestro proceso de toma de decisiones. Esto significa que si tú verdaderamente has cambiado tu mente, todo lo demás cambiara junto con ella. Permítanme dar una perfecta descripción de “arrepentimiento”. El apóstol Pablo tuvo un cambio de mente. Cuando partió camino a Damasco, partió con órdenes de capturar cristianos. ¿Por qué?. Porque Pablo pensaba que Jesús era el más grande blasfemador que camino en la tierra. Esto era lo que él pensaba. También pensaba que los cristianos eran una secta terrible que tenía que ser destruida. Así que luego, en su camino a Damasco, tuvo un encuentro con el Cristo resucitado. ¿Y qué sucedió?. Su manera de pensar cambio. Quedo demostrado que toda su realidad era errada. Todo lo que él pensó acerca de la realidad (en especial en relación a Dios) era errado. Reconoció que estaba equivocado y comenzó a pensar de una manera completamente diferente. ¿Y ahora que pensaba?. Que Jesús era el Hijo de Dios y el tan esperado Mesías. El ahora pensaba que los cristianos eran el verdadero pueblo de Dios, el verdadero Israel de Dios. Y debido a que sus pensamientos cambiaron, todo lo demás cambio. Después de haber sido bautizado, comenzó a ministrar, a predicar el Evangelio y a ser perseguido por tener el, ahora, la misma fe que alguna vez persiguió. Arrepentirte, es darte cuenta que toda tu manera de pensar y tu manera de ver la realidad es errada. Y luego ver y someterte a la verdad de Dios, acerca de quién es El y de quien eres tú y acerca de quién es Jesús y de lo que ha hecho por ti. Ahora la pregunta es: ¿te has arrepentido?. ¿Ha cambiado tu mente y con ella todo lo demás?. Ese cambio de mente ¿ha cambiado tu intelecto, tu voluntad, tus emociones?. Los pecados que antes cometías y amabas ¿ahora los aborreces?. La santidad que antes ignorabas ¿ahora la anhelas?. El Cristo que no formaba parte de tu vida y del cual viviste lejos ¿ahora lo estimas?. ¿Consideras el Reino de los Cielos como una perla de gran precio?. Estas son ciertas evidencias de que una obra de arrepentimiento ha sido hecha en tu corazón.

 No solo debemos arrepentirnos sino, también, creer en Jesucristo. Reconocer que no hay absolutamente nada en nosotros que nos pueda salvar. Se trata de reconocer que solo tienes una esperanza. Y el 100% de esa esperanza está fundada en la persona y obra de Jesucristo. Es saber que no te puedes salvar a ti mismo, hasta el punto de que si alguien te sugiere que podrías entrar en el Reino de los Cielos por hacer obras de bien te causaría nauseas y dirías “eso es una blasfemia”. Soy salvo por una sola razón: poco mas de 2000 años atrás, el Hijo de Dios sangro y murió por mí. Así que la salvación viene a nosotros a través del arrepentimiento y la fe en Jesucristo. Ahora, si realmente crees en Cristo, tienes la vida eterna. Pero ¿Cómo sabes que has creído verdaderamente?. Incluso si has tenido cierta experiencia de conversión o experimentado algún tipo de paz de parte de Dios y muchas otras emociones ¿cómo sabes que fue verdadero?. Una de las maneras de saberlo es que continuara. No necesariamente continuaran las emociones. Lo que continuara es tu crecimiento en la gracia de Dios. Continuaras profundizando en tu arrepentimiento, continuaras profundizando tu fe. Poco a poco serás transformado más y más a la imagen de Jesucristo. Pero tú te preguntaras “un cristiano ¿peca?”. Si, tristemente, si. ¿Puede un creyente verdadero caer en pecado?. Si. Pero aquí está la diferencia. Un creyente verdadero no puede vivir en continuo estado de carnalidad, en un continuo estado de inmadurez. Porque la Biblia dice: “… el que comenzó en nosotros la buena obra la perfeccionara”. La Biblia habla de esto en Hebreos, 12. Una de las más grandes evidencias de la verdadera conversión es que Dios te cuidara con amor paternal e incluso te disciplinara cuando te apartes del camino. No porque Su actitud hacia ti haya cambiado, sino porque te ama y desea tu santidad. Cuando te conviertes en cristiano, te conviertes en una parte de la providencia de Dios y el que comenzó la buena obra sin dudas la finalizara. El Evangelio de Jesucristo es que Dios es Justo. El hombre esta radicalmente depravado y es merecedor de toda condenación. Y para que pudiera ser perdonado la justicia de Dios tenía que ser antes satisfecha. Y eso sucedió en la cruz, donde Cristo ocupo el lugar de Su pueblo, cargo con sus pecados y fue aplastado bajo el peso completo de la ira de Dios que nosotros merecíamos. Al morir, pago el precio del pecado, resucito de entre los muertos y ahora toda persona, de cualquier lugar, puede ser salva a través de la fe, el arrepentimiento, la fe en Jesucristo. Y la evidencia de ese arrepentimiento para salvación y esa fe para salvación será el trabajo continuo de Dios llevándote hacia la santidad.

 Por Paul D. Washer

Video en: https://www.youtube.com/watch?v=ECvW0AxJLIc

 

 

 

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal