La vida abundante (1 Un mundo inconstante)

Vida-abundante

Este es un inquieto. Vemos a la gente apresurada, buscando un sentido para sus vidas con mucha actividad. Muchos se dedican a buscar las riquezas. Otros quieren todos los placeres de la sensual. Todavía hay otros que quieren una de , y arreglan su vida para trabajar menos y jugar más. Si embargo, sus se quedan intranquilos. Con el , los aparatos, los placeres y las posesiones pierden su atracción. Cada nueva captura la atención por un , pero pronto pierde su atracción; hay algo que falta.

Las decepciones son una parte de nuestras vidas. Los defectos físicos limitan nuestras actividades. La familia necesita cuidado constante. Nos sentimos atrapados en nuestro trabajo o vocación, porque carecemos de la pericia de otro trabajo. Gastamos y nos endeudamos esperando que la compra siguiente haga la vida más tolerable. Nuestro matrimonio no ha llegado a ser lo que esperábamos. Buscamos la satisfacción y el propósito de la vida en vano.

¿Es eso todo lo que hay en la vida? ¿Debe de haber algo significativo que nos dé satisfacción, que no? ¿Algo más permanente? Seguramente hay una solución.

1 comentario

    • Maira en 12 noviembre, 2013 a las 11:52 am
    • Responder

    Verdaderamente, vivimos en un mundo que para nada es constante.
    Solo Dios nos ha ayudado a llegar a donde hemos llegado.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal