Las 70 semanas proféticas de Daniel

Un estudio detallado de las 70 semanas proféticas de

[important]Las 70 Semanas Profeticas de Daniel[/important]

16 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. hola me llamo yaunier figueroa brown soy Cristiano evangelico pentecostal este es mi comentario sobre lo que ba asuceder en estas 70 semanas profeticas ya estan pasando mira el evola es una de las plagas estan sucediendo toda la profecia de la Palabra de Dios se estan cumpliendo y tambien se cumple lo del anti cristo eso es Biblico todo lo que esta pasando esta cumpliendoces este es mi comentario que Dios los bendiga se despide su hermano en Cristo yaunier

    1. gracias por tu comentario

  2. Quisiera decir algo antes de entrar en las 70 semanas:
    En el mundo cristiano existen 3 formas de ver las interpretaciones bíblicas la preterista, la historicista y la futurista. Estas fundamentalmente se refieren a Daniel y a Apocalipsis.
    Veamos que creían nuestros antiguos reformadores:

    Campeones de la verdad
    Los reformadores desde Wycliffe hasta Wesley sostuvieron que las profecías de Daniel y Apocalipsis son una representación simbólica de todo el curso de la historia de la iglesia. Clasificado el punto de vista historicista, este fue, para los protestantes, el principal método de interpretar la profecía de la Reforma der siglo XIX, y en consecuencia, ha sido llamado la interpretación “protestante”, Entre los partidarios de esta interpretación son: los valdenses, ros husitas, Wycliffe, Lutero, Calvino, Zwinglio, Melanchton, el teólogo bautista John Gill; los mártires Cranmer, Tyndale, Latimer y Ridley, así como John Wesley, Joseph Mede, Isaac Newton, William Whiston, J.A. Bengel, Jonathan Edwards, y Henry Alford.
    Alford dice que fue el punto de vista “en poder de los precursores y defensores de la Reforma, por Wycliffe y sus seguidores en Inglaterra, por Lutero en Alemania, Bullinger en suiza, el obispo Bale en Irlanda, por Fox especialista en mártires, por Brightman, pareos y principios de expositores protestantes en general…”-George Eldon Ladd, The Blessed Hope, 1956 ed., pág.33.
    A diferencia de la visión futurista de un anticristo personal único en el fin de los tiempos, los que tienen el punto de vista histórico ven en las profecías el anticristo de Daniel 7, Apocalipsis 13, y 2 Tesalonicenses 2, una imagen perfecta del papado Romano en la historia. Ver, ‘El cuerno Pequeño y la Bestia”, pág. 30.
    “Wycliffe, Tyndale, Lutero, Calvino, Cranmer, en el siglo XVII, Bunyan, los traductores de la Biblia King James y los hombres que publicaron las confesiones de fe de Westminster y Bautista, sir Isaac Newton, Wesley, Whitfield, Jonathan Edwards, y más recientemente Spurgeon, obispo JC Ryle y el Dr. Martin Lloyd-Jones, estos hombres, entre muchos otros, todos vieron la oficina del papado como el anticristo,-Miguel de Semlyen, Todos los Caminos Llevan a Roma, pág. 205.
    Martín Lutero (1483-1546) “somos de la convicción de que el papado es la sede del anticristo verdadero y real.”-Sammttiche Schriften, vol.15, citado en L.E. Froom, La Fe Profética de Nuestros padres, vol.2, pág. 256.
    Jaun Calvino, presbiteriano (1509-1564) “Algunas personas piensan de nosotros severamente y se nos censura cuando llamamos al pontífice Romano el anticristo. Pero los que son de esta opinión no consideran que ellos traen la misma acusación contra el propio pablo, de quien hablamos.” – Institutos de la Religión cristiana, vol. 2, 1561 ed., pág. 410.
    John Knox, presbiteriano escocés (1S05-1 572) El papado es “el mismo anticristo, y el hijo de perdición, de los cuales pablo habla”.-Las Cartas de Zurich, pág. 199.
    Roger Williams, primer pastor bautista en los Estados Unidos (1603-1683) “El pretendido Vicario de cristo en la tierra… habla contra el Dios de los cielos, pensando en cambiar los tiempos y las leyes, pero él es el hijo de perdición.”- The Btoudy Tenent of persecution, se cita en L.E. Froom, La Fe Profética de Nuestros padres, vol. 3, pág. 52,
    Cotton Mather, teólogo de la Congregación (1663-122g) “La palabra de Dios predijo el surgimiento de un anticristo en la iglesia cristiana y en el papa de Roma todas las características del anticristo son tan maravillosamente manifestadas que si el que lee las Escrituras no las ve, hay una ceguera asombrosas sobre ellos.”-La caída de Babilonia, pág. 18,19.
    John Wesley, Metodista (1703-1791) Hablando del papado escribió, “Él es en un sentido enfático, el hombre de pecado… y él es muy bien labrado al Hijo de la Perdición… demandando las prerrogativas que le pertenecen sólo a Dios.”-El Anticristo y sus Diez Reinos, pág. 110.
    La confesión de Fe de Westminster (1647) “No hay otra cabeza en la iglesia, más que el señor Jesucristo. Tampoco puede el papa en Roma en ningún sentido ser la cabeza de la misma; pero es ese anticristo, el hombre de pecado el hijo en perdición que así mismo se levanta en la iglesia en contra de cristo y a todo lo que se llama Dios.”-Phillip Schafi, Los credos de la cristiandad, con una Historia y Notas críticas, vol. 3, pág 658,659, cap. 25, sec. 6.

    Tomado de la revista asombrosas profecías pp. 34

  3. Esto es fundamental para entender la profecía de las 70 semanas:
    Veamos ahora de donde salen las interpretaciones preteristas y futuristas, ya que no son las que tenían los antiguos reformadores:

    Un error en la historia.
    Cuando los reformadores identificaron con precisión el lugar y la obra del Papado en las profecías de Daniel y Apocalipsis, Roma comisionó a sus teólogos que estaban en contra del reformismo, en el concilio de Trento a desarrollar una nueva teoría de la profecía. Ellos aplicaron todos los símbolos de Daniel y Apocalipsis al pasado (ver preterista), o los comprimieron lejos en el futuro (visión futurista). A medida que estas interpretaciones de la profecía adquirían prevalencia, tomaba el centro de atención fuera del papado. Futurismo, que se ha convertido muy popular, proyecta este centro de atención en algún poder anticristo indeterminado que se produciría justo antes del fin del tiempo.
    La teoría del rapto secreto se basa en un sistema de interpretación profética originado por Francisco Ribera (1537-1591), un erudito jesuita. Él tomó la posición de que los primeros tres capítulos de Apocalipsis se aplican a la antigua Roma, y las partes restantes proféticas indicaban literalmente un reinado de tres años y medio de un anticristo infiel, que literalmente se opondría a la gente de Dios justo antes de la segunda venida. Él enseñó que el anticristo sería un solo individuo, quien reconstruiría el templo en Jerusalén, la aboliría de la religión cristiana, sería recibido por los judíos, pretendería ser Dios, y conquistaría el mundo, todo en el espacio de tres años y medio literales.
    Roberto Belarmino (1542-1621), un cardenal italiano y renombrado estudioso jesuita, insistió en que las profecías de Daniel y Apocalipsis no tenían ninguna referencia al poder papal.
    Es evidente que la teoría del futurismo en la interpretación de Daniel y Apocalipsis se basaba ampliamente en la teología jesuita, específicamente desarrollada para desviar la atención deslumbrante de la profecía de la iglesia de Roma.
    Manuel de Lacunza (1731-1801), sacerdote jesuita, tenía una interpretación futurista de muchas de la profecías en Apocalipsis. Bajo el seudónimo de El Rabino Ben-Ezra, expuso sus puntos de vista en un libro, La Venida del Mesías en Gloria y Majestad.
    Edward lrving en Inglaterra, muy influenciado por las opiniones futuristas de Lacunza, tradujo y publicó su libro en 1827, dándole amplia difusión.
    En la Inglaterra del siglo XlX, el concepto futurista fue revivido por Samuel Maitland, Todd James, William Burgh, y John Darby de los Hermanos de Plymouth. Sus escritos sobre este tema repudiaron la reforma protestante y la escuela historicista de interpretación profética confirmada por todos los grandes reformadores. Darby extendió sus puntos de vista futuristas a América a finales del siglo XIX, donde fueron recibidos con entusiasmo.
    C.l. Scofield, un pastor estadounidense, conferencista y autor, acumuló las ideas de Darby y basaba sus notas de referencia de la Biblia en el futurismo. La Referencia de la Biblia de scofierd, publicada por la Editorial de la Universidad de Oxford en 1909, ganó rápidamente una popularidad que ha aumentado constantemente y desde entonces ha impresionado dominantemente los pensamientos evangélicos.
    En 1970, Hal Lindsey publicó un libro, The Late Great planet Earth, basado en el dispensacionalismo y el futurismo, enseñando que el anticristo será un ateo “líder del futuro ” y que habrá un rapto secreto antes de la tribulación (que permite a los cristianos a huir la persecución final), después de que los judíos evangelizarían el mundo durante siete años, y luego cristo regresará visiblemente. Sus numerosas predicciones para los 1970 y 80 nunca se materializaron.
    En 1995, los autores Tim LaHaye y Jerry Jenkins en su novela, una serie de doce partes, Left Behind dio un impulso a estas ideas.
    Joseph Tanner en su libro, Daniel y Apocalipsis, (1898), escribió: “Es un asunto de profundo pesar que los que tienen y defienden el sistema futurista de la actualidad, protestantes como son en su mayoría, están así realmente yéndose en las manos de Roma, y ayudando a encubrir la detección del papado como el anticristo. Bien se ha dicho, “que el futurismo tiende a borrar las marcas formuladas por el Espíritu santo sobre el Papado.”
    De hecho, fue el entendimiento profundo y moralmente valiente del anticristo en la profecía que agregó fuerza a la Reforma, conduciendo a los reformistas a separarse de la iglesia establecida.
    El futurismo, mientras mantiene la promesa atractiva de escapar de la tribulación, pasa por alto algunas de las principales verdades de la Biblia. La Palabra de Dios presenta un panorama continuo de los eventos desde los días del profeta hasta el fin del tiempo.

    Tomado de la revista “Asombrosas profecías”. pp.35

  4. Bien, que dice la teoría futurista de las 70 semanas de la profecía de Daniel 9:24-27.

    Período de 70 semanas(dice que es un período de tiempo indefinido)
    Período de 69 semanas(483 años)
    Dice que esta inicia en el 454 A.C. y termina en el 31 D.C.(el momento de la Crucifixión de Cristo)
    El período de 69 semanas se divide en 2 períodos:
    El período de 7 semanas (49 años) del 454 A.C. al 404 A.C.
    El período de 62 semanas (434 años) del 404 A.C. al 31 D.C.

    Luego de esto viene un período indefinido de la historia con una gran diferencia de tiempo adonde lanza al futuro la última semana (7 años). Está dividido en 2 períodos:

    3.5 años de paz. Este período inicia con el rapto secreto y termina con el inicio del reinado del anticristo.
    3.5 años de infierno. Este período inicia con el inicio del reinado del anticristo y termina con la segunda venida de Cristo.

      • edo en 4 diciembre, 2014 a las 5:03 pm

      Personalmente esta interpretación proveniente de los Jesuitas me resulta demasiado sospechosa. Y ademas te deja sin muchos de los argumentos bíblicos para denunciar al anticristo.

  5. Una vista Cronológica de la Profecía de las 70 semanas de Daniel 9:24-27

    La interpretación historicista afirma que estos hechos ya ocurrieron en la historia y dice como sigue:

    Período de las 70 semanas (490 años):

    inicia en 457 A.C.(con la orden para reconstruir Jerusalén)
    termina en 34 D.C.(con el apedreamiento de esteban y el inicio de la predicación del evangelio a los gentiles)

    Este período de las 70 semanas se subdivide en 2 períodos el de las 69 semanas y el de la semana 70.

    Período de las 69 semanas (483 años):
    inicia en 457 A.C.(con la orden para reconstruir Jerusalén)
    termina en 27 D.C.(con el bautizo de Cristo)

    Este período de las 69 semanas se subdivide en 2 períodos:

    Período de las 7 semanas (49 años):
    inicia en 457 A.C.(con la orden para reconstruir Jerusalén)
    termina en 408 A.C.(con la reconstrucción de Jerusalén)

    Período de las 62 semanas (434 años):
    inicia en 408 A.C.(con la reconstrucción de Jerusalén)
    termina en 27 D.C.(con el bautizo de Cristo)

    El segundo período de las 70 semanas es el de la semana 70. 1 semana (7 años):
    inicia en 27 D.C.(con el bautizo de Cristo)
    termina en 34 D.C.(con el apedreamiento de esteban y el inicio de la predicación del evangelio a los gentiles)

    Este período de la semana 70 a su vez se subdivide en 2 períodos:

    Período de los 3.5 años iniciales:
    inicia en 27 D.C.(con el bautizo de Cristo)
    Termina en 31 D.C.(con la crucifixión de Cristo[A mitad de la semana el mesías es cortado])

    Período de los 3.5 años finales:
    inicia en 31 D.C.(con la crucifixión de Cristo[A mitad de la semana el mesías es cortado])
    termina en 34 D.C.(con el apedreamiento de esteban y el inicio de la predicación del evangelio a los gentiles)

      • edo en 4 diciembre, 2014 a las 5:05 pm

      Esta interpretación me parece mas natural a los hechos históricos y bíblicos además es la que apoyaban todos los principales protestantes a lo largo de la historia.
      Me voy por esta interpretación.
      Saludos.

    • Carlos (estudiante de los Testigos de Jehová) en 5 diciembre, 2014 a las 10:08 am
    • Responder

    3 En Daniel 9:24-27 leemos acerca de un período de “setenta semanas de años” (Torres Amat), o un total de 490 años, que comenzaría “desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén.” ¿Cuándo fue eso? El relato bíblico de Nehemías 2:1-7 declara que “en el año veinte de Artajerjes el rey” de Persia, el rey mismo dio instrucciones a su copero judío, Nehemías, para que regresara a la ciudad de sus antepasados y ‘la reedificara.’ De acuerdo con la historia seglar, este “año veinte de Artajerjes” sería el año 455 a. de la E.C. Si contamos 490 años desde esa fecha, llegamos al año 36 E.C. La profecía de Daniel nos dice que la última ‘semana de años,’ de 29 a 36 E.C., es de importancia especial. ¿Por qué?
    4 Porque “desde la salida de la palabra de restaurar y reedificar a Jerusalén hasta Mesías el Caudillo, habrá siete semanas, también sesenta y dos semanas.” De modo que el Mesías aparecería al comienzo de aquella septuagésima semana de años. Aquello también marcaría el comienzo de los “últimos días” del sistema de cosas judío, y durante los primeros siete años de aquel período de juicio el Mesías confirmaría el pacto abrahámico para con los judíos que lo aceptaran. “A la mitad” de aquella semana de años, a saber, en 33 E.C., el Mesías sería “cortado” o matado, y su propio gran sacrificio expiatorio ‘haría cesar el sacrificio y la ofrenda de dádiva [de acuerdo con la ley de Israel]’ como algo que ya no tendría valor.—Hebreos 10:12, 18.
    5 Indudablemente los judíos estaban bien familiarizados con este cálculo de tiempo respecto a las “setenta semanas,” porque Lucas, escritor bíblico, nos dice que en aquellos días ‘el pueblo estaba en expectativa’ del Cristo. (Lucas 3:15) Sin embargo, las esperanzas del pueblo estaban puestas en la venida de un glorioso rey-guerrero, que conduciría a los judíos a la victoria sobre sus opresores romanos. La fe de ellos no se extendía a creer que el Mesías hubiera de ser “cortado,” asesinado, en 33 E.C. Tampoco quisieron dar creencia a la advertencia profética de que Jerusalén y su pueblo de nuevo habrían de experimentar “un exterminio.” ¡Pero qué verdadera resultó ser la profecía de Daniel, cuando Jerusalén fue devastada por las legiones romanas bajo el general Tito en 70 E.C.!

    Tomado de la Watchtower Library 2013 – español. Biblioteca de los Testigos de Jehová.

      • edo en 5 diciembre, 2014 a las 2:07 pm

      un detalle:

      Cuando fue dada esta visión, Jerusalén y el templo todavía estaban en ruinas. El cielo anuncia que se daría una orden para reconstruirlos y restaurarlos, y que desde esa fecha pasaría un número determinado de años hasta el Mesías anhelado por tanto tiempo.

      En el libro de Esdras se registran tres decretos referentes a la repatriación de los judíos: El primero en el primer año de Ciro, alrededor del 537 a. C. (Esd. 1: 1-4); el segundo durante el reinado de Darío I, poco después del 520 (Esd. 6: 1-12); el tercero en el 7° año de Artajerjes, 458/457 a. C. (Esd. 7: 1-26).

      En sus decretos, ni Ciro ni Darío dispusieron medidas efectivas para la restauración del Estado civil Judío como una unidad completa, aunque en la profecía de Daniel se prometía una restauración del gobierno religioso y del gobierno civil. El decreto del séptimo año de Artajerjes fue el primero que dio al Estado judío completa autonomía, bajo el domino persa.

      Uno de los papiros de doble fecha descubierto en la colonia Judía de Elefantina, Egipto, fue escrito en el año de ascensión al trono de Artajerjes en enero del 464 a. C. Este es el único documento judío de ese año que se conozca. Comparándolo con otros registros antiguos, se puede deducir que, mediante el cómputo judío, el “comienzo de su reinado” o “año ascensiones” comenzó después del Año Nuevo Judío de 465 a. C. y terminó en el siguiente Año Nuevo judío, en septiembre-octubre del 464 a. C. Entonces, su “primer año” (su primer año calendario completo) habría ido desde septiembre-octubre del 464 a. C. hasta septiembre-octubre del 463 a. C. El 7° año de Artajerjes se extendería entonces, desde el otoño (septiembre-octubre) del 458 a. C. hasta el otoño del 457 a. C. Las disposiciones del decreto no fueron llevadas a cabo hasta después de que Esdras volvió de Babilonia, lo que ocurrió entre julio y septiembre del 457 a. C.

      Por el vers. 7:9 pareciera entenderse que se había escogido que coincidiera el comienzo del viaje con el primier día del primer mes (Nisán) del año religioso. Esto no debe sorprender, pues la estación seca era la que generalmente se elegía para realizar un viaje de esta naturaleza, que una caravana completaba en varios meses. Del mismo modo, todas las campañas militares se emprendían en primavera. Es muy probable que la fecha de la partida correspondiera con el 27 de marzo de 457 AC del calendario juliano. El viaje llevó casi cuatro meses. Los exiliados llegaron a Jerusalén el primer día del quinto mes (Ab), o sea aproximadamente el 23 de julio de 457 AC.. A primera vista parecería que cuatro meses fuera un tiempo demasiado largo, pero no debe olvidarse que una caravana como la que dirigía Esdras debe haber descansado largamente en más de una oportunidad. Se registra uno de estos descansos: el que se realizó en Ahava (cap. 8: 15). El diario de viaje de la marcha del ejército de Ciro el Menor desde Efeso hasta Cunaxa, cerca de Babilonia, proporciona el registro preciso de un viaje tal. Aunque sólo se necesitaron 91 días de marcha para llegar a Cunaxa, todo el viaje, contando los días de descanso, demoro casi medio año (Jenofonte Anábasis ii. 1: 6). Por lo tanto, no es de sorprenderse que el viaje de Esdras necesitara cuatro meses. Sin duda también los peligros del camino obligaron a demorar en ciertos momentos (ver cap. 8: 31).

      -tomado de DBA. T III. pp 107-109.

    • karla en 12 diciembre, 2014 a las 11:15 am
    • Responder

    Hola Dios les bendiga soy Metodista de la habana y casualmente en la escuela dominical los jóvenes hemos estado estudiando el libro de Daniel y su estrecha relación con Apocalipsis. No es menos cierto que esta profecía de las 70 semanas tuvo su cumplimiento en Jesús, pero una de las cosas que nos explicaba nuestra profesora de escuela dominical que es licenciada en teología es que las profecías tienen mas de un cumplimiento, y que aun estamos por ver la segunda parte de su cumplimiento con la venida de Jesús

      • edo en 12 diciembre, 2014 a las 12:28 pm

      Hermano la profecía de Daniel de las 70 semanas es parte de una profecía de tiempo mas extensa, que es la de los 2300 días de tardes y mañanas. Ambas inician el mismo día. Pero la profecía de las 70 semanas es la parte que está cortada para el pueblo de Israel. note el siguiente versículo.
      RV1865
      Dan 8:14 Y él me dijo: Hasta tarde y mañana dos mil y trescientos; y el santuario será justificado.

      Esta es la profecía inmediatamente anterior a la de las 70 semanas, y a causa del temor y de que no entendía nada y de que estaba cerca el cumplimiento de los 70 años de Jeremías, en el capítulo 9 de Daniel lo primero que se registra es la oración de Daniel, pidiendo perdón y la explicación y luego le dice el ángel Gabriel (Note el 21-23):

      Dan 9:20 Aun estaba hablando, y orando, y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel, y derramaba mi ruego delante de Jehová mi Dios por el monte santo de mi Dios;
      Dan 9:21 Aun estaba hablando en oración, y aquel varón Gabriel, al cual había visto en visión al principio, volando con presteza, me tocó como á la hora del sacrificio de la tarde.
      Dan 9:22 hízome entender, y habló conmigo, y dijo: Daniel, ahora he salido para hacerte entender la declaración.
      Dan 9:23 Al principio de tus ruegos salió la palabra, y yo he venido para enseñártela, porque tú eres varón de deseos. Entiende pues la palabra, y entiende la visión.
      Dan 9:24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para acabar la prevaricación, y concluir el pecado, y expiar la iniquidad; y para traer la justicia de los siglos, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.
      Dan 9:25 Sepas pues y entiendas, que desde la salida de la palabra para restaurar y edificar á Jerusalem hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; tornaráse á edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.
      Dan 9:26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, y no por sí: y el pueblo de un príncipe que ha de venir, destruirá á la ciudad y el santuario; con inundación será el fin de ella, y hasta el fin de la guerra será talada con asolamientos.
      Dan 9:27 Y en otra semana confirmará el pacto á muchos, y á la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda: después con la muchedumbre de las abominaciones será el desolar, y esto hasta una entera consumación; y derramaráse la ya determinada sobre el pueblo asolado.

      En Dan 9:24 la palabra determinadas es la siguiente:
      H2852
      חָתַךְ kjaták; raíz prim.; prop. cortar, separar, i.e. (fig.) decretar:-determinar.

      O sea estaban separadas de la profecía anterior que era la de las 2300 tardes y mañanas.
      Esta última profecía acabó recientemente su período de tiempo, si quieres puedes estudiar los hechos históricos que acontecieron en ese período, que casi en su mayoría son desconocidos para el cristiano promedio de hoy día.
      saludos

      • edo en 16 diciembre, 2014 a las 9:09 am

      Karla la profecía de las 70 semanas forma parte de una profecía mas larga la de las 2300 tardes y mañana y ambas profecías empiezan en la misma fecha.
      Había hecho un comentario mas elaborado, con versículos citas de revistas y explicaciones pero no lo han publicado.
      Saludos

  6. Soy seguidora de Jesús y he vivido tratando de hacer lo que me enseña su palabra, mi familia ni se ha convertido todavía pero espero en el señor que se cumpla su promesa, hoy pude leer las 70 semanas proféticas de Daniel y no saben cuánto he APRENDIDO, les diré que me convertí en el año 92 y estuve asistiendo mucho tiempo a la iglesia Metodista de 58 y 43 en Playa, La Habana, me aparté hace un tiempo y hace un tiempo también tuve una experiencia con el señor, ahora asisto a una iglesia pentecostal y gracias a Dios me va muy bien, cuando leí que para los apartados no había más oportunidades el corazón se me quería salir, les doy gracias por la sabiduría que Dios le ha dado a este ministerio pues como dice en su palabra a su pueblo le faltaba conocimiento , pero gracias a Dios le da sabiduría a algunos para poder discernir y puedan explicar al resto de los hermanos su propósitos, Dios los bendiga mucho y quisiera que me enviaran materiales para poder ampliar mis conocimientos, le doy gracias a Dios por este día y por ustedes, Dios los bendiga mucho

    • Taymí en 30 abril, 2015 a las 1:25 pm
    • Responder

    necesito que me expliquen , si fuese posible, cómo poder comunicarme con la siguiente dirección ‘pescadordehombre@yahoo.con’ pues de verdad que quisiera que me enviarán más estudios pues lo vi muy bueno, envié un correo y me rebota, gracias, Dios lo bendiga

    • Jorge Ayllon Navarro en 27 febrero, 2017 a las 2:53 pm
    • Responder

    Veamos: Daniel 9:26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones. 27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.
    Despúés de la sesenta y dos, viene la sesenta y tres ose la última de la setenta semanas. En esta semana (la úlitma), se cumple lo que relata en Daniel 09:24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos. Ese reloj parado es invento dispensacionalista.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal