¿Por qué la idolatría fue (y es) atractiva?

La mayoría de los occidentales en algún momento hemos luchado con entender el atractivo de la idolatría en el mundo antiguo. ¿Qué podía ser tan fascinante en un bloque de madera inanimado o un pedazo de piedra? La idolatría empedernida se siente tan tentadora como el juego de remolacha. Es probable que haya alguien allá afuera a quien le guste un vaso espumoso del oscuro extracto vegetal, pero la tentación no tiene mucho peso sobre nuestras almas.

 

Pero la idolatría hacía sentido en el mundo antiguo. De nosotros haber vivido hace dos o tres milenios atrás, es casi seguro que hubiera sido así de tentadora para cada uno de nosotros. En su comentario sobre Éxodo (para Kindle), Doug Stuart explica el atractivo de la idolatría con nueve puntos. De seguro querrás guardar la lista y archivarla para futuros sermones o estudios bíblicos.

 

  1. La idolatría estaba garantizada. La fórmula era sencilla. Talla un de madera o piedra y el entrará en la figura. Ahora que tienes a un en medio tuyo, puedes conseguir su atención rápidamente. Tus encantamientos, y ofrendas siempre serán notados.

 

  1. La idolatría era egoísta. Si rascas las espaldas de los dioses, ellos rascarán la tuya. Ellos necesitan comida y sacrificios; tú necesitas bendiciones. Haz tu parte y ellos van a estar obligados a conseguirte tu parte.

 

  1. La idolatría era fácil. La idolatría antigua alentaba las actividades religiosas vanas. Haz lo que quieras con tu vida. Siempre y cuando seas consistente con tus sacrificios, estarás bien.

 

  1. La idolatría es . No era difícil acercarse a los dioses del mundo antiguo. El acceso era casi total. Las estatuillas podían ser usadas en las casas o en el camino.

 

  1. La idolatría era normal. Todo el mundo la practicaba. Era la manera en que una mujer salía embarazada, en que se obtenía una cosecha y en la que se vencía a los ejércitos. La idolatría era como el aceite: nada funcionaba en el mundo antiguo sin éste.

 

  1. La idolatría era lógica. Las naciones son diferentes. Las personas son diferentes. Sus necesidades y deseos son diferentes. Desde luego, tiene que haber diferentes deidades para las diferentes facetas de la vida. ¿Cómo podía un solo dios cubrirlo todo en la vida? Tú no comes en un solo restaurante, ¿no es así? Mientras más opciones, mejor. Todos pueden estar en lo correcto en alguna parte del tiempo.

 

  1. La idolatría era agradable a los sentidos. Si vas a ser religioso de manera especial, ayuda ser capaz de ver a tu dios. Es difícil impresionar a las personas con una deidad invisible.

 

  1. La idolatría era indulgente. Ofrecer sacrificios a los dioses normalmente no exigía un sacrificio por parte del adorador. Las sobras de comida podían ser ingeridas. Las bebidas podían ser tomadas. La generosidad para con los dioses conduce a un festín para ti.

 

  1. La idolatría era sensual. Todo el proceso estaba marcado por el erotismo. Los rituales se podían convertir en orgías. El sexo en la tierra normalmente significaba sexo en el cielo, y el sexo en el cielo significaba muchas lluvias, grandes cosechas y multiplicación de ganado.

 

¿Puedes ver el atractivo de la idolatría? “Digamos que quiero una espiritualidad que me dé mucho, que me cueste poco, que sea fácil de ver, fácil de hacer, que tenga pocos límites éticos o doctrinales, que me garantice el éxito, se sienta bien y que no ofenda a nadie a mi alrededor.” Eso cala. Nosotros queremos las mismas cosas que ellos. Sólo que ahora hacemos las cosas un poco distinto. Queremos una fe que nos consiga cosas y que nos garantice el éxito (evangelio de la prosperidad). Queremos un discipulado que sea siempre conveniente (la iglesia virtual). Queremos una religión que sea ritualista (cristianismo nominal). O queremos una espiritualidad que estimule toda expresión sexual (LGBTQ). Todos queremos seguir a Dios de un modo que haga sentido a los demás, que nos haga sentir bien y que sea fácil de ver y entender. Desde el huerto hasta los palos de Asera, hasta las fiestas imperiales, la idolatría era la tentación más grande para el pueblo de Dios en ambos testamentos.

Un vistazo a nuestro alrededor y un vistazo a nuestro interior te dirá que todavía lo es.

1 comentario

  1. La idolatría que hablas es la idolatría antigua de los ídolos, de las figuras con bocas que no hablan, con ojos que no ven, con oídos que no escuchan vacías por dentro y horribles por fuera. Y ahora en la actualidad el cristiano piensa que al no tener amor hacia algo material no es idolatría, y si lo es. Muchas veces encontramos padres hijos que golpean a sus hijos o hijos que insultan y ofenden a sus padres por un objeto, por algo material. Y eso muchos no se dan cuenta que es un espíritu de idolatría, y tiene que el cristiano pedirle a nuestro Señor que nos de vista espiritual para ver las cosas, porque por ahí el enemigo ataca fácilmente. Escuché una anécdota una ves que un pastor lo comentaba en la iglesia de un miembro de la iglesia pero de otra provincia, había recibido del extranjero un TV pantalla plana de 42″, la niña sin querer tropezó con el TV, se calló se rompió, luego el padre se airó de tal manera y hasta tal punto que con el cinto por la parte de la hebilla fue golpiando a la niña, y a medida que la niña escapaba de la golpisa se arrastraba hasta el portal de la casa y la hebilla del cinto le dio por un lado mortal de la cabeza y la mató. Al final al ver el padre su acción y que ya no tenía remedio se quitó la vida. Por eso no debemos aferrarnos a nada material porque Jesús dice en sus palabras que “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: Fornicación, impureza, pasiones desordenada, malos deseos y avaricia, que es idolatría;” Col. 3:5 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” Mat. 24:35

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal