Volver a Nueva Era

Prácticas y Metas de la Nueva Era

8. ¿Cuáles son algunas de las «nuevas» técnicas y prácticas ocultistas del movimiento de la Nueva Era?
Hay centenares de prácticas diferentes en la Nueva Era, como la meditación, la posesión voluntaria, la sanidad síquica el uso de objetos «mágicos» y varias terapias «holísticas», la homeopatía, etcétera
También hay una buena cantidad de nuevos grupos religiosos y «terapeutas» que recurren a esas prácticas. Sólo la secta Rajneesh utiliza docenas de métodos diferentes para alcanzar sus metas de producir cambios drásticos en la conciencia humana. Estas prácticas han sido desarrolladas a partir de las enseñanzas de muchas culturas antiguas y han sido combinadas con el ejercicio del ocultismo moderno.
Además, los recientes progresos en la sicología, la tecnología y la medicina ofrecen a la Nueva Era opciones para alterar la conciencia (como es el caso de la biorrretroalimentación).
En este estudio sólo tenemos lugar para estudiar dos de las prácticas más comunes, las cuales están ambas relacionadas con el espiritismo la posesión demoníaca voluntaria y el uso de cristales como fuentes de poder oculto.
9. ¿Qué es la posesión demoniaca voluntaria?
En el movimiento de la Nueva Era se habla de la posibilidad de servir de «canal» a los , sometiéndose voluntariamente a su posesión.
Es la práctica de los médiums que entregan su mente y cuerpo a un espíritu invasor que, entonces, posee y controla a esa persona para sus propios propósitos, generalmente como vocero para hacer conocer las enseñanzas del mismo espíritu.
Algunos de los espíritus prominentes que han tenido mucha influencia en los Estados Unidos son «Lazaris», «Mafu», «Seth», «San Germán» y «Ramtha».
Puede documentarse que hay cientos de espíritus que pretenden ser responsables de los de la Nueva Era y su mensaje ha llegado a millones de personas.
Sólo en Los Angeles hay actualmente unos mil «canalizadores». En los Estados Unidos no son novedad los avivamientos espiritistas.
Por ejemplo, ocurrieron en 1848 y 1876. A juzgar por las decenas de miles que han asumido esta práctica en los años recientes estamos actualmente en las primeras etapas de otro avivamiento.
Así es como el espiritismo ha llegado a ser un gran negocio. Jon Klimo, educador y sicólogo de la Nueva Era, observa que «los casos de mediumnidad han sido cada vez más numerosos».
Grandes cantidades de libros nuevos y viejos están yendo a las imprentas para fomentar el contacto con los espíritus; nuevas revistas se dedican solamente a las revelaciones de los mismos y las ganancias de seminarios, grabaciones y libros están en el orden de los cien a los cuatrocientos millones de dólares por cada año.
Por ejemplo, Jack Pursel es el médium de «Lazaris» (inesperadamente este lo poseyó durante una meditación vespertina y comenzó a hablar por su Intermedio).
Un seminario de fin de semana con «Lazaris» —por intermedio de Pursel— cuesta 275 dólares por persona. Asisten de 600 a 800, lo que significa unos 200,000 dólares semanales.
A casi cien dólares por hora para una sesión privada, «Lazaris» tiene una lista de espera de dos años. Sus cintas grabadas se venden a veinte dólares cada una, y los videos a sesenta.
También se puede hacer contacto telefónico por cincuenta y tres dólares la media hora por medio de una tarjeta Mastercard o Visa.
Una prestigiosa encuesta reciente informó que el 67% de los norteamericanos cree ahora en lo sobrenatural y que el 42% cree que han estado en contacto con alguien que ha muerto.
Así es como se ha montado el escenario para un avivamiento del espiritismo que podría hacer que los anteriores parecieran minúsculos. Algunos creen que llegará a ser «más influyente que el fundamentalismo».
Sea como fuere, el contacto con los espíritus ha llegado a ser en muchos sectores una práctica socialmente aceptable y los espíritus han tomado nota para influir en nuestro futuro.
10. ¿Cómo ha influido esta práctica en la Iglesia?
Lamentablemente, el espiritismo ha influido en la Iglesia. Muchos cristianos practicantes no llegan a ver nada malo o anticristiano en ello. Por ejemplo, Laura Cameron Fraser, la primera que llegó a ser ministro en la Iglesia Episcopal en la zona Noroeste del Pacífico, resolvió renunciar a su ministerio antes que a su fe en un espíritu llamado «Jonah».
Para citar una de esas influencias, una cantidad de esos textos producidos por medios espiritistas ha sido aceptada —por ignorancia— por algunos cristianos <porque parecen espirituales» y declaran estar inspirados por Dios o Jesús.
Uno de ellos —Dios llama— ha estado en la lista de los libros de más venta dentro de los evangélicos por casi dos años.
Muchos se han sorprendido al descubrir que Juan Salvador Gaviota, de Richard Bach, también estaba en la lista de libros más vendidos, a pesar de sus enseñanzas orientales.
También fue inspirado por fuentes sobrenaturales. Otro ejemplo de esto es el Curso sobre milagros, en tres volúmenes, de Helen Schucman. Se ha vendido por miles y tiene un público cada vez mayor entre los cristianos. Ambos libros pretenden haber sido escritos por Dios o Jesús lo que es imposible porque niegan al Jesús bíblico y contradicen la Escritura.
La razón más obvia para la aceptación de los cristianos de ese material es el hecho de la ignorancia bíblica y la mundanalidad, características que son comunes entre muchos cristianos. La Iglesia está fallando en la educación de los suyos en esos aspectos.
11. ¿Qué se puede esperar hacia el futuro, de continuar estas prácticas?
Si la tendencia continúa, los espíritus podrían —a través de los médiums humanos— ofrecer clases concretas en televisión o videos. Los más poderosos presentarían entrevistas de avances en vivo y el material podría pasar a los canales de televisión de acceso público.
Para millones de personas los espíritus ya son aceptados como «sabios», instructivos, como un entretenimiento o como maestros humanos.
Si actualmente se gastan cientos de millones de dólares para escuchar a los espíritus en grabaciones y videos, esto significa que la era del contacto electrónico con los espíritus ya está entre nosotros.
Si hay un auditorio de suficiente tamaño y posibilidades para la venta los programas de televisión que presenten a los espíritus como un «entretenimiento» no son cosa lejana.
Aun los mismos espíritus están promoviendo la idea del espiritismo «educativo». Consideremos las siguientes afirmaciones hechas por el espíritu llamado «Mentor», que habla por medio de seminarios mediumnísticos dirigidos ante grandes auditorios.
La señora Young declara que «Mentor» le ha dicho que «no pasará mucho —quizá cincuenta años— antes que la posesión sea considerada la norma y no la excepción.
La humanidad entrará a la Nueva Era de la captación, aprendiendo a integrar lo místico con lo práctico. Tener 'maestro", o "guía espiritual" será tan común como tener profesores en una universidad. El profesor enseñará matemáticas y el "maestro" espiritual usará la «iluminación».
12. ¿Por qué la Nueva Era usa «cristales»?
Sus seguidores creen que el Dios impersonal existe como una energía que está vibrando en todas partes del Universo. Si uno quiere estar en armonía con esta energía, ellos creen que pueden hacerlo por medio de ciertos objetos que vibran en armonía con Dios.
Sabemos que ciertos tenores —como por ejemplo ocurría con el famoso Carusso— al dar cierta nota aguda, las ondas sonoras hacen vibrar un cristal hasta llegar a romperlo.
Los seguidores de la Nueva Era creen que las rocas de cristal vibran según los patrones de energía de Dios y que pueden ayudar a una persona a sentir y usar esa energía.
Dicen haber comprobado que, por medio de la meditación y sosteniendo cristales o estar delante de ellos, algunas veces hay poderes que son liberados.
Uno de sus usos principales tiene que ver con la pretensión de dirigir la energía del cristal a propósitos especiales, como la sanidad síquica, el contacto con los espíritus o el desarrollo de una conciencia superior y de poderes síquicos.
En esencia el uso de los cristales por parte de la Nueva Era es el equivalente moderno de lo que enfrentan los misioneros en las sociedades ocultistas la práctica de usar encantos mágicos y otros objetos misteriosos que se cree poseen un poder sobrenatural tanto para uso del bien o del mal.
Estos objetos no tienen poder en sí mismos. Sin embargo cuando se usan con propósitos ocultos, pueden llegar a ser vehículos para que los espíritus trabajen a través de ellos, como la madera común (tablas ouija, varilla de adivinación), tarjetas o varitas (cartas de tarot, I Ching), etc.
13. ¿Están basadas en el espiritismo las creencias prácticas de la Nueva Era?
Para decirlo en forma sencilla y resumida, las enseñanzas de la Nueva Era son las de los espíritus. Lo que la Nueva Era enseña y cree es lo que el mundo espiritual le ha revelado y quiere que los crean.
Muchas de esas prácticas de la Nueva Era no son, simplemente, los descubrimientos iluminados de los hombres, sino más bien los dictados deliberados de los espíritus que los hombres han adoptado y utilizado.
Parecen ser enseñanzas iluminadas porque los espíritus usan principios sicológicos y lenguaje espiritual; hablan de Dios y del amor y satisfacen así los deseos reales del caído. Proveen prácticas que confirman la de la cosmovisión de la Nueva Era para los conversos individuales.
Sin embargo, los espíritus han dado esas enseñanzas y prácticas con el expreso propósito de engañar a los hombres bajo la pretensión de amar a Dios y ayudarlos desarrollarse espiritualmente hacia su «verdadero destino».
La Biblia es clara en este punto; hay enseñanzas dadas por espíritus engañadores que influyen tanto en la Iglesia como en la sociedad.
«Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de, la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios» (1Timoteo 4:1).
«Y no es maravilla, porque el mismo se disfraza como de luz» (2Corintios 11:14)
Los espíritus están saliendo de su escondrijo llenos de fuerza, bajo numerosos disfraces, haciendo todo lo que pueden para esparcir las enseñanzas de la Nueva Era y temas similares.
Repetimos que su propósito declarado es el de ayudar a conducir a la humanidad hacia esa Nueva Era. Pero estos espíritus son de hecho los seres espirituales personales y malignos que la Biblia clasifica como «espíritus inmundos», o demonios.
Ellos son quienes tienen el poder más allá de las «modernas» creencias y prácticas de la Nueva Era. La razón básica por la cual la gente no puede decidirse a aceptar esta conclusión es que los espíritus disfrazan sus motivos y aparecen engañosamente como seres humanos y amistosos.
De ese modo, muchas personas confían en las pretensiones de los espíritus sobre sí mismos. Como retribución, reciben bendiciones de aquellos en forma de impresionantes revelaciones, experiencias agradables, encuentros amorosos, ayuda y aliento, protección de peligros e inacabables seguridades sobre su propia divinidad para no mencionar que no necesitan arrepentirse y poner su fe en el Jesucristo bíblico).

Deja un comentario

Your email address will not be published.