Volver a Recursos

Ilustraciones


Anécdota de un ateo

Un ateo de baja estatura caminaba por el bosque admirando la belleza del río, los árboles y los animales silvestres. De repente escucha fuertes pisadas y ve desplazarse arbustos para dar paso a un enorme y feroz oso que se dirige hacia él. El ateo comienza a correr tan rápido como puede, impulsado por un flujo
repentino de adrenalina en su sistema. Mirando hacia atrás, observa que el oso va ganando terreno. El continúa corriendo, pero por ser bajito, no puede ir muy rápido..

De pronto el ateo tropieza y cae al suelo. El oso lo alcanza, lo inmoviliza
con una de sus patas traseras y levanta una de sus garras delanteras
como para tirarle un zarpazo. El ateo exclama desesperado:

–!!Ay, Dios mío!!

Para sorpresa del ateo, en ese instante aparece una deslumbrante luz en el cielo y el tiempo se congela. De entre la deslumbrante luz se escucha la voz de Dios, que dice al ateo:

–”Has negado mi existencia toda tu vida. Has enseñado a otros que no existo e incluso atribuyes mi creación a un accidente cósmico. ¿Realmente esperas que te ayude en este predicamento? ¿Acaso puedo contarte ahora como uno de mis creyentes?”

El ateo comprende lo precario de su situación y trata de contestar honestamente:

–”Señor, sería hipócrita de mi parte pretender hacerme creyente en este momento, después de tantos años de negarte. Lo que sí puedo pedirte es que hagas al oso un creyente en ti.”

Dios ve con agrado la sinceridad del ateo y le dice:

–”Como lo pediste, te será hecho.”

En ese momento la luz desapareció, retornaron los sonidos y el tiempo volvió a correr. El rostro del oso cambió de feroz a amable y sonriente. Bajó la garra que tenía levantada, la juntó con su otra garra, y elevando su vista al cielo dijo con una dulce y reposada voz:

–”Padre Santo, te doy gracias por el alimento que estoy a punto de
ingerir. AMEN.”


La Historia del Burro

Un día, el burro de un campesino se cayó en un pozo. El animal lloró fuertemente por horas, mientras el campesino trataba de buscar algo que hacer.
Finalmente, el campesino decidió que el burro ya estaba viejo y el pozo ya estaba seco y necesitaba ser tapado de todas formas; que realmente no valía la pena sacar al burro del pozo.
Invitó a todos sus vecinos para que vinieran a ayudarle. Cada uno agarró una pala y empezaron a tirarle tierra al pozo.
El burro se dio cuenta de lo que estaba pasando y lloró
horriblemente. Luego, para sorpresa de todos, se aquietó después de unas cuantas paladas de tierra.
El campesino finalmente miró al fondo del pozo y se sorprendió de lo que vio… con cada palada de tierra, el burro estaba haciendo algo increíble: Se sacudía la tierra y daba un paso encima de la tierra.
Muy pronto todo el mundo vio sorprendido cómo el burro llegó hasta la boca del pozo, pasó por encima del borde y salió trotando…
La vida va a tirarte tierra, todo tipo de tierra… el truco para salir del pozo es sacudírsela y usarla para dar un paso hacia arriba. Cada uno de nuestros problemas es un escalón hacia arriba.
Podemos salir de los más profundos huecos si no nos damos por vencidos…

¡¡¡Usa la tierra que te echan para salir adelante!!!

Recuerda las 5 reglas para ser feliz:

Libera tu corazón del odio.
Libera tu mente de las preocupaciones.
Simplifica tu vida.
Da más y espera menos.
Ama más y… sacúdete la tierra porque en esta vida hay que ser
solución, no problema.


¿Es Usted Jesús?

Un grupo de vendedores fue a una convención de ventas. Todos le habían prometido a sus esposas que llegarían a tiempo para cenar el viernes por la noche. Sin embargo, la convención terminó un poco tarde, y llegaron retrasados al aeropuerto. Entraron todos con sus boletos y portafolios, corriendo por los pasillos. De repente, y sin quererlo, uno de los vendedores tropezó con una mesa que tenía una canasta de manzanas. Las manzanas salieron volando por todas partes. Sin detenerse, ni voltear para atrás, los vendedores siguieron corriendo, y apenas alcanzaron a subirse al avión. Todos menos uno. Este se detuvo, respiró hondo, y experimentó un sentimiento de compasión por la dueña del puesto de manzanas. Le dijo a sus amigos que siguieran sin él y le pidió a uno de ellos que al llegar llamara a su esposa y le explicara que iba a llegar en un vuelo más tarde. Luego se regresó a la terminal y se encontró con todas las manzanas tiradas por el suelo. Su sorpresa fue enorme, al darse cuenta de que la dueña del puesto era una niña ciega. La encontró llorando, con enormes lágrimas corriendo por sus mejillas. Tanteaba el piso, tratando, en vano, de recoger las manzanas, mientras la multitud pasaba, vertiginosa, sin detenerse; sin importarle su desdicha. El hombre se arrodilló con ella, juntó las manzanas, las metió a la canasta y le ayudó a montar el puesto nuevamente. Mientras lo hacía, se dio cuenta de que muchas se habían golpeado y estaban magulladas. Las tomó y las puso en otra canasta. Cuando terminó, sacó su cartera y le dijo a la niña: “Toma, por favor, estos cien pesos por el daño que hicimos.

¿Estás bien?” Ella, llorando, asintió con la cabeza.
El continuó, diciéndole, “Espero no haber arruinado tu día”. Conforme el vendedor empezó a alejarse, la niña le gritó: “Señor…” Él se detuvo y volteó a mirar esos ojos ciegos. Ella continuó: “¿Es usted Jesús…?

Él se paró en seco y dio varias vueltas, antes de dirigirse a abordar otro vuelo, con esa pregunta quemándole y vibrando en su alma: “¿Es usted Jesús?”

Y a ti,
¿la gente te confunde con Jesús?

Porque ese es nuestro destino, ¿no es así? Parecernos tanto a Jesús, que la gente no pueda distinguir la diferencia.
Parecernos tanto a Jesús, conforme vivimos en un mundo que está ciego a su Amor, su Vida y su Gracia. Si decimos que conocemos a Jesús, deberíamos vivir y actuar como lo haría Él.
Conocerlo es mucho más que citar los Evangelios, e ir a la Iglesia. Es, en realidad, vivir su palabra cada día. Tú eres la niña de sus ojos, aun cuando hayas sido golpeado por las caídas. Él dejó todo y nos recogió a ti y a mí en el Calvario; y pagó por nuestra fruta dañada.
¡Empecemos a vivir como si valiéramos el precio que Él pagó! ¡Empecemos hoy!


LOS TRES ÁRBOLES.

Había una vez tres árboles en un bosque a lo alto de una colina, que hablaban acerca de sus sueños y esperanzas, y él Primero dijo: “Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas?

Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos verán mi belleza”. El segundo árbol dijo: “Algún día seré una poderosa embarcación. Llevare a los más grandes reyes y reinas a través de los océanos e iré a
todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, poderoso casco “.

Finalmente el tercer árbol dijo: “Yo quiero crecer para ser él mas recto y grande de todos los árboles del bosque, la gente me verá en la cima de la colina, miraran mis poderosas ramas y pensaran en el Dios de los cielos, y
cuan cerca estoy de alcanzarlo. Seré el más grande árbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordará”.

Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores llegó donde estaban los árboles. Cuando uno de ellos vio al primer árbol dijo: “Este parece un árbol
fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero”, y comenzó a cortarlo. El árbol estaba feliz debido a que sabia que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros.

Otro leñador mientras observaba al segundo árbol dijo: “Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto”. El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino a convertirse en una poderosa embarcación. El último leñador se acercó al tercer árbol; Este estaba muy asustado, pues sabia que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad. El leñador dijo entonces: “No necesito nada especial de éste árbol, pero aún así me lo llevaré”. Y cortó al tercer árbol.

Cuando el primer árbol llegó donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales y fue puesto en un pesebre y llenado con paja. Se sintió muy mal pues eso no era por lo que tanto había orado.

El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes habían llegado a su final.

El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega. Años mas tarde, los árboles olvidaron sus sueños y esperanzas por las que tanto habían orado.

Hasta que un día un hombre y una mujer llegaron al pesebre. Ella dio a luz un niño, y lo colocó en la paja que había dentro del cajón en el que fue transformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebe, pero este cajón debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia.

Años más tarde, un grupo de hombres se embarcó en la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió. Mientras ellos estaban en el agua una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no seria lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. Los hombres despertaron al que dormía, Éste se levanto y dijo: ” ¡Calma! ¡Quédate quieto!”, Y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que había llevado al Rey de reyes y Señor de señores.

Finalmente, un tiempo después alguien vino y tomo al tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina. Cuando llego el domingo, el tercer árbol se dio cuenta que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca nadie lo había estado, porque Jesús había sido crucificado en él.

¡Jesús es amor!


Un espiritista le dijo a un pastor:
-Pastor, yo puedo hacer que usted se deje de su esposa -dijo el espiritista-.
-Usted no puede hacerme eso -respondió el pastor-.
-¡Claro que sí! -reclamó el espiritista-.
-No puede porque Jesús transformó mi vida, ya no soy el mismo de antes -dijo el pastor-.
El espiritista le pregunta:
-Pastor, ¿usted ve novelas?.
-NO -respondió el pastor-.
-Pastor, ¿usted ve películas?.
-NO -respondió el pastor-.
Entonces el espiritista dijo lamentándose:
-Pastor, si es así, no puedo hacer que se deje de su esposa.
. El espiritista no podía hacer nada, porque el pastor no se alimentaba de las cosas
malas que enseñan las novelas y las películas que hacen que muchas relaciones familiares  sean destruidas por los agentes de Satanás.                                                                                                 Si ves adulterio, cosechas adulterio; si ves mentira, te haces mentiroso.
LEY PSICOLOGICA: “La repetición continua de un mismo mensaje lleva inevitablemente a la acción, es así.”


REGALOS DEL CIELO:
Andaba por la carretera de la vida tiempo atrás…
Un día ví una placa que decía: “Negocio de conveniencia del cielo”.
Cuando me aproximé, la puerta se abrió de una vez. Y cuando me di cuenta ya había entrado.
Un grupo de ANGELES yo vi. Estaban por todos lados. Uno me dió una cesta y dijo: “Hijo, compra con cuidado”. Todo lo que un cristiano precisaba, en este negocio estaba. Y lo que tú no pudieses cargar, podrías sin problemas mañana volver.
Primero, agarré algo de PACIENCIA y de AMOR que estaban en ese mismo estante. Más al frente estaba la COMPRENSIÓN. Eso se precisa donde se va. Agarré una caja o dos de SABIDURÍA, un paquete o dos de FE. Y no pude dejar al ESPÍRITU SANTO de lado, pues Él estaba en todo el lugar. Paré para tomar alguna FUERZA y CORAJE para ayudarme a seguir en la corrida. En esa hora mi cesta estaba llena. Me acordé que precisaba de un poco de BENDICIÓN. Y no me olvidé de la SALVACIÓN, pues esa, era de regalo y entonces tomé bastante de ella… Para salvarnos tú y yo.
Entonces fui hasta la caja para pagar por mis compras, pues imaginé que ya tenía todo para hacer la voluntad del MAESTRO.
En el camino hasta la caja, vi la ORACIÓN y tenía que tomar un poco, pues sabía que cuando pisase allá fuera, iría seguramente a incurrir en pecado. PAZ y FELICIDAD tenía de más. Eran las últimas en el estante; la MÚSICA y la PLEGARIA estaban al lado y entonces tomé bastante de ambas también.
Entonces pregunté al angel: “¿Ahora, cuánto debo?”
Él sonrió y dijo: “Solamente llévalos donde quieres que vayas”.
Una vez más, sonreí y pregunté: “¿Cuánto realmente debo?”
Él sonrió otra vez y dijo: “Chiquillo, JESÚS pagó tu cuenta hace ya mucho, mucho tiempo atrás”.
“Todo lo que pidas en plegaria, con fe, lo recibirás” . (Mateo,21:22)


LOS TRES CONSEJOS:
Una pareja de recién casados era muy pobre y vivía de los favores de un pueblito del interior. Un día el marido le hizo la siguiente propuesta a su esposa:

‘Querida yo voy a salir de la casa, voy a viajar bien lejos, buscar un empleo y trabajar hasta tener condiciones para regresar y darte una vida más cómoda y digna.
No se cuanto tiempo voy a estar lejos, solo te pido una cosa, que me esperes y mientras yo este lejos, seas fiel a mi, pues yo te seré fiel a ti.
Así, siendo joven aun. Camino muchos días a pie, hasta encontrar un hacendado que estaba necesitando de alguien para ayudarlo en su hacienda.
El joven llego y se ofreció para trabajar y fue aceptado.
Pidió hacer un trato con su jefe, el cual fue aceptado también.
El pacto fue el siguiente:

‘Déjeme trabajar por el tiempo que yo quiera y cuando yo encuentre que debo irme, el señor me libera de mis obligaciones: Yo no quiero recibir mi salario.
Le pido al señor que lo coloque en una cuenta de ahorro hasta el día en que me vaya.
El día que yo salga usted me dará el dinero que yo haya ganado.’
Estando ambos de acuerdo. Aquel joven trabajo durante 20 años, sin vacaciones y sin descanso. Después de veinte años se acerco a su patrón y le dijo:
‘Patrón, yo quiero mi dinero, pues quiero regresar a mi casa.’
El patrón le respondió: ‘Muy bien, hicimos un pacto y voy a cumplirlo, solo que antes quiero hacerte una opuesta, esta bien?
Yo te doy tu dinero y tu te vas, o te doy tres consejos y no te doy el dinero y te vas. Si yo te doy el dinero, no te doy los consejos y viceversa.
Vete a tu cuarto, piénsalo y después me das la respuesta.’
El pensó durante dos días, busco al patrón y le dijo: ‘QUIERO LOS TRES
CONSEJOS’
El patrón le recordó: ‘Si te doy los consejos, no te doy el dinero.’
Y el empleado respondió: ‘Quiero los consejos’
EL patrón entonces le aconsejo:

1… ‘NUNCA TOMES ATAJOS EN TU VIDA. Caminos mas cortos y desconocidos te pueden costar la vida.

2. NUNCA SEAS CURIOSO DE AQUELLO QUE REPRESENTE EL MAL, pues la curiosidad por el mal puede ser fatal.

3. NUNCA TOMES DECISIONES EN MOMENTOS DE ODIO Y DOLOR, pues puedes arrepentirte demasiado tarde.

Después de darle los consejos, el patrón le dijo al joven, que ya no era tan joven, así:
‘AQUÍ TIENES TRES PANES, dos para comer durante en viaje y el tercero es para comer con tu esposa cuando llegues a tu casa.’
El hombre entonces, siguió su camino de vuelta, de veinte años lejos de su casa y de su esposa que el tanto amaba.
Después del primer día de viaje, encontró una persona que lo saludo y le pregunto:
‘Para donde vas?’
El le respondió: ‘Voy para un camino muy distante que queda a mas de veinte días de caminata por esta carretera.’

La persona le dijo entonces: ‘Joven, este camino es muy largo, yo conozco un atajo con el cual llegaras en pocos días’.

El joven contento, comenzó a caminar por el atajo, cuando se acordó del primer consejo, ‘NUNCA TOMES ATAJOS EN TU VIDA. CAMINOS MAS CORTOS Y DESCONOCIDOS TE PUEDEN COSTAR LA VIDA’
Entonces se alejó de aquel atajo y volvió a seguir por el camino normal.
Dos días después se enteró de otro viajero que había tomado el atajo, y lo asaltaron, lo golpearon, y le robaron toda su ropa. Ese atajo llevaba a una emboscada!
Después de algunos días de viaje, y cansado al extremo, encontró una pensión a la vera de la carretera. Era muy tarde en la noche y parecía que todos dormían, pero una mujer malencarada le abrió la puerta y lo atendió.

Como estaba tan cansado, tan solo le pagó la tarifa del día sin preguntar nada, y después de tomar un baño se acostó a dormir. De madrugada se levantó asustado al escuchar un grito aterrador.

Se puso de pié de un salto y se dirigió hasta la puerta para ir hacia donde escuchó el grito. Cuando estaba abriendo la puerta, se acordó del segundo consejo.
‘NUNCA SEAS CURIOSO DE AQUELLO QUE REPRESENTE EL MAL PUES LA CURIOSIDAD POR EL MAL PUEDE SER FATAL’

Regresó y se acostó a dormir. Al amanecer, después de tomar café, el dueño de la posada le pregunto si no había escuchado un grito y el le contesto que si lo había escuchado. El dueño de la posada de pregunto: Y no sintió curiosidad? El le contesto que no. A lo que el dueño les respondió: Usted ha tenido suerte en salir vivo de aquí, pues en las noches nos acecha una mujer maleante con crisis de locura, que grita horriblemente y cuando el huésped sale a enterarse de qué está pasando, lo mata, lo entierra en el quintal, y luego se esfuma.
El joven siguió su larga jornada, ansioso por llegar a su casa.
Después de muchos días y noches de caminata, ya al atardecer, vio entre los árboles humo saliendo de la chimenea de su pequeña casa, camino y vio entre los arbustos la silueta de su esposa. Estaba anocheciendo, pero alcanzo a ver que ella no estaba sola… Anduvo un poco más y vio que ella tenía en sus piernas, un hombre al que estaba acariciando los cabellos.

Cuando vio aquella escena, su corazón se lleno de odio y amargura y decidió correr al encuentro de los dos y matarlos sin piedad.
Respiro profundo, apresuro sus pasos, cuando recordó el tercer consejo.
‘NUNCA TOMES DECISIONES EN MOMENTOS DE ODIO Y DOLOR, PUES PUEDES ARREPENTIRTE DEMASIADO TARDE’

Entonces se paro y reflexiono, decidió dormir ahí mismo aquella noche y al día siguiente tomar una decisión. Al amanecer ya con la cabeza fría, el dijo:
‘NO VOY A MATAR A MI ESPOSA’. Voy a volver con mi patrón y a pedirle que me acepte de vuelta.
Solo que antes, quiero decirle a mi esposa que siempre le fui fiel a ella.’

Se dirigió a la puerta de la casa y toco. Cuando la esposa le abre la puerta y lo reconoce, se cuelga de su cuello y lo abraza afectuosamente.
El trata de quitársela de arriba, pero no lo consigue.
Entonces con lágrimas en los ojos le dice:
‘Yo te fui fiel y tu me traicionaste…
Ella espantada le responde: ‘¿Como? yo nunca te traicione, te espere durante veinte años. El entonces le pregunto: ‘¿Y quien era ese hombre que acariciabas ayer por la tarde?
Y ella le contesto: ‘AQUEL HOMBRE ES NUESTRO HIJO. Cuando te fuiste, descubrí que estaba embarazada. Hoy el tiene veinte años de edad.

Entonces el marido entro, conoció, abrazo a su hijo y les contó toda su historia, en cuanto su esposa preparaba la cena. Se sentaron a comer el ultimo pan juntos..
DESPUÉS DE LA ORACIÓN DE AGRADECIMIENTO, CON LÁGRIMAS DE EMOCIÓN, el partió el pan y al abrirlo, se encontró un cheque con todo su dinero, el pago de sus veinte años de dedicación.

SOLO UN CONSEJO DE UNA SOMBRA MÁS EN LA OSCURIDAD
Esta mañana, cuando Dios abrió una ventana en el cielo, me vio y me preguntó: hijo, cual es tu mejor deseo para hoy? yo le respondí:
Señor, por favor, cuida de la persona que está leyendo este mensaje y a Su familia, pues ellos se lo merecen y yo los quiero mucho. El amor de Dios es como el mar: puedes ver su inicio pero no su final.
Vamos a ver si es cierto. Los ángeles existen, pero algunas veces, como no poseen alas, pasamos a llamarlos amigos(as), como tú.


“Una huelga a Dios ”
Mientras me disfrutaba un libro cristiano, hace mucho, mucho tiempo, me encontré ésta anécdota que tanto me hizo reír y meditar…
Esta era una joven cristiana de cierta edad ya madura, que sabía que su tiempo de casamiento estaba pasando. Era una joven poco atractiva y en exceso de peso. Se quejaba de tanto orar por un compañero y decidió ir donde su pastor para contarle su dilema. Luego de hacerle saber a su pastor lo que le sucedía, y en vista de que el pastor no tenía respuesta concreta a ésta hermanita, le dijo en forma de broma:
” Hazle una huelga a Dios”
La hermana ni tonta ni perezosa, fue a la ferretería y compró tablas, madera y pintura y en su cuarto preparó pancartas de huelguista y comenzó hacerle la huelga al Dios de los cielos…
Durante las noches y mucho tiempo después, ésta mujer de fe, le decía a su Señor:
¡Huelga!
!Yo no quiero permanecer solterona!
¡ Huelga a Dios por dejarme soltera tanto tiempo!
¡Huelga! ¡ Huelga!
¡Quiero casarme!
¡ Casada sí, soltera no!
Y allí estuvo ella, levantando una voz de protesta a los cielos, con pancartas que demostraban su huelga, durante mucho tiempo, sin perder la fe.
Es entonces, cuando en una noche de culto al Señor llegó el predicador de la noche, que invitado por el pastor de la joven adulta fue a exponer la palabra.
Éste joven adulto estaba de rodillas en el altar, hablando con su Señor.
La joven fue al jardín de la iglesia y sin temor alguno cortó una hermosa flor y la colocó encima de la Biblia del predicador. El pastor que vio el atrevimiento de la joven, fue alarmado donde ésta y le dijo que sacara esa flor de la Biblia del predicador.
”Creo que te haz excedido esta vez”, le dijo el pastor a la joven adulta. La joven se negó rotundamente a sacar la flor, pues era lo que sentía hacer.
Mientras el joven adulto seguía orando, se desarrollaba la confrontación del pastor y de la joven adulta. El pastor muy escandalizado, le hacía ver a la joven su imprudencia. Más ésta no se arrepintió de su acto.
El joven predicador se levantó de orar del altar y se acercó al pastor con Biblia y flor en mano a preguntarle quién había dejado aquella flor allí en su Biblia y precisamente encima de ésta. El pastor un poco avergonzado, le contó de la joven, de la supuesta broma de la ” huelga a Dios ” y de su imprudencia de dejar la flor allí, aún en contra de su voluntad.
El joven adulto le respondió al pastor:
” No se preocupe, hermano pastor, que yo llevo orando mucho tiempo para que Dios me regale mi compañera idónea, y le pedí al Señor una señal, y ésta era que la joven elegida por Dios, dejara un flor encima de mi Biblia en el lugar que Dios escogiera mi compañera…


¡HAY QUE MIRAR PARA ARRIBA!!!!
Iba un barquito pesquero saliendo de la orilla del mar, ¡Vaya movimiento que se siente en ese lugar!
Se necesita ser muy del mar para no sentir el mareo y las ganas de bajarse y echar a correr
La barquilla se movía graciosamente al ritmo de las olas, pero los marineros sufrían las consecuencias de aquel vaivén…
Uno de ellos recibió ordenes de subir a un mástil, y a medida que más subía se sentía peor… el capitán de aquel barco le gritó:
¡SI NO QUIERES SENTIRTE MAL, MIRA HACIA ARRIBA…!

ESTA VIDA ES UNA LEVE TRIBULACIÓN MOMENTÁNEA QUE
PRODUCE EN NOSOTROS UN
¡EXCELENTE Y ETERNO PESO DE GLORIA!

¡NO DESMAYEMOS!! Y TENGAMOS PRESENTE QUE:
¡HAY QUE MIRAR PARA ARRIBA!!!

4 comentarios

Ir al formulario de comentarios

    • Onel on 11 noviembre, 2013 at 11:02 am
    • Responder

    Es verdad que no se deben ver las cosas en la televisión que no son edificadoras. Porque eso quita parte del tiempo que se le puede dedicar a Dios, además de que uno puede quedar influenciado para realizar las cosas que se ven. Pero bueno yo creo que uno tiene el suficiente dominio propio para no hacer lo que se ve.
    Me gustaría que me dijeran algo al respecto por si estoy equivocado o por si hay algo que no sé.

    1. Saludos estimado Onel.
      Según su comentario ud. cree que hay suficiente dominio propio para no hacer lo que uno ve.
      No todos tienen el mismo nivel de crecimiento espiritual, y por ende, no todos tienen el mismo nivel de dominio propio, la televisión es un río de tentaciones, no propone más que hacer cosas que Dios manda que no hagamos, no te influenciará momentáneamente pero el mensaje va quedando en tu subconsciente. ¿Por qué cuando vemos una novela queremos que “maten al malo”? ¿Por qué nos alegramos cuando la esposa no cogió al esposo en el acto de infidelidad? ¿Porqué queremos que no descubran algo que un personaje está haciendo mal para que la trama continúe? si has pensado de esta manera mientras ves una peli, o una novela, es porque estás siendo influenciado por la misma. Y no es solo eso, le dedicamos más tiempo a la TV que a Dios, por lo que ya lo hacemos un ídolo.
      Cada cuál tiene su criterio, y el tuyo lo respeto pero “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”. (1 Corintios 10:12).

    • Yesnier on 25 junio, 2015 at 4:26 pm
    • Responder

    Bendiciones.Estos temas son muy buenos .espero que suban al sitio mas de estos temas y asi poder leer mas .gracias porque estoy en compa;ia de hermanito cristianos que creemos en un Dios maravilloso

  1. 31. LA DECISION DE BILLY GRAHAM Y DE OTROS
    Rom. 1:16.
    En la revista United States News and World Report, del 27 de diciembre de 1957, Billy Graham dice: “Cuando acepté a Cristo hace veinte años, en una cruzada muy parecida a esta que estamos dirigiendo, pasé al frente con otras cuatrocientas personas. El día siguiente un columnista de uno de los periódicos dijo que eso era el resultado de una agitación emocional y que nadie perseveraría. Sin embargo, yo sé que en este momento once ministros están predicando el evangelio, y que ellos fueron convertidos aquella noche. Ellos eran exactamente como yo era —muchachos alocados— y ahora son predicadores, y consideran ese acontecimiento como su crisis, precisamente como yo lo considero.
    “En la ciudad de Nueva York he encontrado muchos caballeros que ahora son directores de actividades religiosas en dicha ciudad, los cuales fueron convertidos hace cuarenta años mediante la predicación de Billy Sunday. Uno de los personajes más notables de ese acontecimiento es el doctor Henry Van Dusen, quien es el Presidente del “Union Theological Seminary”.—Arnold’s Commentary.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE