Volver a Noviazgo

Entre novio ¿El sexo es lícito?

Muchas parejas en el noviazgo están experimentando sensaciones propias del preámbulo a la unión carnal de ambos cuerpos en uno. Regularmente las caricias que se prodigan ambas personas estimulan áreas eróticas y coloca en ambos cerebros el fuerte impulso de unirse en un solo cuerpo. En otras palabras el escarceo  amoroso es demasiado intenso que lleva sus cuerpos a prepararse fisiológicamente para el coito, en el varón hay erección y en la dilatación  además de la lubricación de ambos órganos sexuales. Es en esta fase cuando la pasión y la conciencia inician una feroz batalla, donde muchas veces vence la pasión, sin embargo en algunos casos, las bases morales y los principios inculcados en el , más el conocimiento de la Palabra y voluntad de fortalecen el espíritu de dominio propio y abruptamente de da marcha atrás, entonces viene una sensación de culpa muy similar a la sensación de culpa que también aparece en aquellos que no pudieron frenarse y sí consumaron el acto sexual.

En aras de justificar este tipo de experiencias, algunas parejas aseguran que la única regla válida para llevar al cabo la relación sexual, es que exista entre la pareja el verdadero amor, toda vez que lo único que justifica y santifica la relación sexual entre un y una mujer, es el vínculo perfecto, esto es, el amor. Por lo tanto, la pareja de justifica la práctica del sexo con el argumento que ambos se aman. ¿es esto correcto?.

Pablo el escribió: “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo;pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando” 1 Corintios 7:8-9

Mencionó la “continencia”, palabra que Larousse define como “abstinencia de los deleites carnales”. Esto significa, evitar actitudes de tipo sexual que producen placer, como lo son los besos apasionados y las caricias de zonas erógenas y de los mismos órganos sexuales. Cuando no se tiene el don de la continencia también llamado “dominio propio”, la pareja debe casarse. Ya que es dentro del matrimonio donde la pareja sin ninguna restricción podrán disfrutar de su sexualidad.

¿Cómo controlarse?, ¡ Pues los besos y las caricias son una forma de demostrar amor!.

Ciertamente los besos y las caricias se pueden considerar como expresiones físicas del amor y toda vez que los seres humanos somos los únicos organismos del reino animal dotados de la capacidad de disfrutar la relación sexual, luego entonces toda actividad que abarca la relación sexual es placentera, así que reconociendo el que nos lleva a motivar nuestros deseos de la unión carnal tendremos elementos  para definir como controlarse.

La mayoría de las parejas que se aman, se prodigan besos y caricias tiernas en público, sin embargo ambos buscan la intimidad donde puedan estar ambos solos, lejos de la mirada de los demás y es ahí donde se da rienda suelta a los besos y caricias con fuerte carga pasional. Debo decir que hay parejas que se prodigan estimulación sexual uno a otro sin llegar al coito y por ello piensan que no están practicando relación sexual. Quienes piensen así deben de saber que la relación sexual es un proceso que involucra diversas actividades que culminan con el coito, sin embargo pueden iniciar con un simple beso, así que quienes practican este tipo de actividades, definitivamente si están manteniendo una relación sexual activa.

En este punto quiero ser muy claro que es perfectamente comprensible que no es fácil mantener un control total, y que el amor que existe en la pareja fácilmente genera el tipo de confusión que hace que cada día se llegue más y más lejos en la relación intima de los novios, sin embargo esto no significa que lo debemos aprobar ya que las Sagradas Escrituras enseñan que: “Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios (Hebreos 13:4).

Los adúlteros, personas casadas manteniendo relación sexual con un tercero.

Los Fornicarios, personas que tienen relaciones sexuales sin estar casados.

Matrimonio, la unión de un hombre y una mujer en una sola carne motivados por el amor y legalmente unidos. Esto significa en los términos que establece la ley.

Basado en lo anterior, es claro que los novios que mantienen relaciones sexuales caen en el pecado de la fornicación y para evitarlo, si no es posible casarse, entonces deben procurar evitar el ambiente que propicia caigan en pecado, básicamente evitar estar completamente solos. Y además de todo esto orar al pidiendo fortaleza y sabiduría para vencer la tentación, pues “Ustedes no han pasado por ninguna prueba que no sea humanamente soportable. Y pueden ustedes confiar en Dios, que no los dejará sufrir pruebas más duras de lo que pueden soportar. Por el contrario, cuando llegue la prueba, Dios les dará también la manera de salir de ella, para que puedan soportarla. (1 Corintios 10:13 versión popular).

Finalmente, vivir en pecado va a desembocar en resultados muy tristes, no olvides que el pecado rompe la comunión con Dios, y sería muy triste pagar las consecuencias de pecar en forma deliberada. Si tu estás viviendo una situación difícil como la que tratamos en esta meditación, te animo a platicar con tu pareja para ambos evitar ofender a Dios. Te puedo asegurar que la relación sexual la podrás disfrutar plenamente en el momento que sea bendecida tu relación con el matrimonio, y también debes saber que la en pareja es mucho más que la unión carnal, así que bien vale la pena esperar a su gozar plenamente la bendición de Dios a través de una relación sexual lícita bendecida por Dios.

Por: Gustavo <:><

Para más sobre noviazgo pincha AQUÍ

1 comentario

    • Evelyn on 7 enero, 2015 at 11:29 am
    • Responder

    Yo creo que este tema esta, mas que hablado, desgastado, simplemente las relaciones antes del matrimonio se llaman fornicación y eso es pecado, para evitarlo? o se casan o ni se toquen porque como todos sabemos la carne es débil y hay que evitar las cosas.

Deja un comentario

Your email address will not be published.