Volver a Noviazgo

Taller Noviazgo

TALLER DE NOVIAZGO.

Lisban J. Mazorra Calero.

 Tema: ¿Cuándo y cómo escoger novia(o)?

Texto: Génesis 24.1-67.

Objetivos y puntos:

  •      Concepto de noviazgo según la Palabra de Dios.
  •     Características requeridas para el noviazgo y el matrimonio. De ahí definir los rangos de edad para el noviazgo.
  •          Pasos para tener un noviazgo. La voluntad de Dios.
  •   El pensamiento y la razón contra las emociones. El amor y la pasión se cultivan.
  •   La prueba de la paciencia y los resultados de no aprenderla desde temprano.

 

Introducción.

Lectura del pasaje de Génesis 24.1-67.

Esta hermosa y cómica historia nos recuerda seguro esa actualmente despreciada época en que los padres se encargaban de buscar esposa a los hijos. Muchas son las historias que nos hablan acerca de lo infelices que eran quienes pasaban por esta forma de elección y muy pocas los buenos casos.

Yo quisiera tomar de esta feliz historia algunos principios para comenzar este taller.

–         La incapacidad de uno para encontrar la novia (o) adecuado por sí sólo. La incomparable ayuda de los padres y personas de experiencia, algo que difícilmente desea un joven.

–         La madurez necesaria para buscar esposa (o). (De eso se habla muy poco)

–         Hay que escoger bien la compañera de por vida, el sustituto de la madre y el padre.

–         Ambos de la misma familia, costumbre y tradición. (La familia de la fe)

–         El resultado de esperar en Dios.

 

  1. I.                   Concepto de noviazgo según la Palabra de Dios.

–         ¿Qué es el noviazgo? Escuchar ideas diversas. El concepto cristiano más popular y poco razonado: “la antesala del matrimonio”.

–         Para lograrlo analizar diferencias entre amiga, novia y esposa. ¿Por qué es importante una amiga (o), novia (o) o esposa (o)?

–         ¿Qué conclusión podemos sacar? El noviazgo es el pequeño tiempo en que dos personas intiman lo necesario para llegar a casarse.

–         ¿Qué sentido tiene el noviazgo para dos que no piensan casarse por el momento? Ninguno.

Muchos pasajes de la Biblia nos hablan de la seriedad del compromiso para casarse. Nadie pensaba en tener compromiso si no estaba preparado para formar una familia y cumplir con todas las responsabilidades que esto conllevaba. A tal punto era importante el noviazgo y la elección que cuando se escogía a alguien, no se solía romper el compromiso, salvo en casos de inmoralidad. Mt 1.19.

 

  1. Características requeridas para el noviazgo y el matrimonio. De ahí definir los rangos de edad para el noviazgo.

Podemos sacar entonces algunas características que debe tener un joven para buscar noviazgo:

–         Tener la intención de casarse.

–         Pero para tener novia(o) y casarse se necesita estar preparado:

  1. ¿qué necesito entender del matrimonio? : cuáles son las responsabilidades, cuánto tiempo dura, saber cómo mantener y dirigir una familia, cómo educar y mantener a los hijos.
  2. ¿qué necesito conocer de mí mismo para casarme?: soy una persona madura, responsable y trabajadora; conocer si estoy preparado para casarme; si puedo mantenerme y mantener a mi familia por mí sólo; cuáles son mis debilidades y defectos; cómo afectarán y cómo los reconoceré y venceré para agradar a esa persona; es mi mayor interés casarme para satisfacerme o para satisfacer al otro; entiendo el nivel de sacrificio que requiere cultivar el amor y la pasión de los esposos amantes. Ejemplo: Cristo y la Iglesia. Efesios 5.22-33.
  3. ¿qué necesito conocer de la pareja?: está preparada para casarse; es madura, trabajadora y responsable; qué me gusta de ella, cuáles son sus defectos y debilidades, cómo trata a sus padres y seres queridos (así te tratará a ti); quiénes son sus amigos; crees que puedas soportar para toda la vida sus defectos y debilidades, sus amigos y forma de vida;  crees que puedas pasar la vida entera amándola con todos esos requisitos; ama a Dios y vive para Él; su ministerio, dones y visión para su vida y el Reino serán afines a los tuyos. La novia(o) es el sustituto de tus padres.
  4. ¿qué piensa Dios de todo esto?: sientes en tu corazón absoluta paz y seguridad, vez continuos frutos en tu vida y la de ella después que has comenzado a avanzar en pos de esos pensamientos; está clara tu mente para pensar con un sentido crítico y no superficial y vago sobre todo lo anterior, está la pasión hacía Dios no afectada por la pasión por la persona, continuas esforzándote por servir a Dios con  igual deseo y sacrificio que antes o más; sientes un vivo deseo por orar y estar en continua comunión con Dios; sientes que tu corazón y tu alma están dispuestos a quitar tus pensamientos de la persona si Dios te muestra que su voluntad es contraria a la tuya.

De todo lo anterior podemos definir cuál es el rango de edad para el noviazgo. Cuando estemos preparados para casarnos.

 

  1. III.             Pasos para tener un noviazgo.

Existe la costumbre actual de que el varón, y en caso la joven, se acerca al otro para orar para conocer la voluntad de Dios sobre el asunto. Diré algunos errores que he visto respecto a esto:

  1. En ocasiones conscientes y otras inconscientes, este método es el medio para declararse al otro.
  2. Muchos se ven obligados sin esperarlo, por pena, por amistad o confusión, a orar y de cierta forma admitir a alguien que no aman. Algunos hasta cañonean la relación a otros más débiles.
  3. Algunos por este hecho albergan esperanzas vanas y luego sufren.
  4. algunos ponen vellones a Dios para conocer si es o no la pareja, al punto de no usar la razón.
  5. Se violan los pasos necesarios para el amor y se dejan de vivir momentos bellos que son necesarios para la felicidad matrimonial.
  6. Muchos se esconden para orar, se apartan de los demás jóvenes y comienzan a andar a escondidas hasta el día en que declaran su noviazgo. En este proceso muchos llegan a mentir sobre sus sentimientos y hasta llegan a pecar por desorientación.

 

Entonces, ¿cuáles son los pasos para tener un noviazgo?:

  1. Conocer si estoy preparado para casarme. Haga una lista con sus virtudes y defectos, debilidades y dones. Ore, para que Dios muestre su voluntad en este sentido.
  2. Escoja el(a) joven adecuada.
  3. Acercarme desinteresadamente a conocerla y ser su amigo. Es muy importante el desinterés para que no haya cohibición en las conversaciones. Haga una lista semejante a la que hizo con usted. Ore para que Dios le muestre su voluntad en este sentido.
  4. Conocer hasta donde más sea posible a la joven.
  5. Comenzar a tener gestos y detalles que le hagan sutilmente comenzar a vernos de otro modo. (Cuidado los y las jóvenes desesperadas en esos momentos: mujer que se gana fácil, se pierde fácil. Decisión desesperada, noviazgo o matrimonio corto o infeliz. El que ama lucha hasta el fin)
  6. Declaración. (La joven debe pedir tiempo si no ha podido valorar al joven lo suficiente)
  7. Noviazgo. Valoren los frutos de sus vidas y noviazgo. Conversen sobre sus defectos con transparencia y conózcanse sin dejar secretos para el matrimonio. Comprométanse a soportarse tal y como son para siempre. Ore para que Dios le muestre su voluntad.

¿Cómo Dios muestra su voluntad?

Dios muestra su voluntad en cada uno de los casos mencionados cuando tenemos la intención de obedecerle a cualquier precio.

Lo hace de todos estas formas:

–         Impresiones internas que confirman su presencia y aceptación de los pensamientos.

–         Paz interior de conciencia.

–         La Palabra de Dios confirma que todo está bien por la vía literal y por las dos vías anteriores.

–         Los frutos de la vida de cada uno y de la relación.

–         La aceptación de los demás hermanos y familiares.

–         Por otros medios: confirmación de hermanos, la confirmación de las circunstancias, etcétera.

 

  1. IV.              El pensamiento y la razón contra las emociones. El amor y la pasión se cultivan.

Quiero hablarles un poco de su mente, cómo funcionan las cosas en ella.

Dios ha dado tres áreas en nuestra mente: pensamiento, emociones y voluntad.

–         El pensamiento describe y analiza lo que entra por los sentidos, lo compara con lo recordado, deduce y saca conclusiones de las cosas. El pensamiento dirige las emociones hacia aquello que le es agradable porque puede elegir.

–         Las emociones son la fuerza, el apego con que nos dirigimos a lo que nos agrada; o el rechazo, a lo que nos desagrada. Ella obedece al pensamiento. Pero como ambos están corruptos, les es más fácil inclinarse y desear lo que es malo. Para que no nos destruyamos tenemos una ayuda: la conciencia. Las emociones son de corta duración, necesitan ser alimentadas y cultivadas para convertirse en sentimientos.

–         La voluntad es la determinación final hacia un objetivo. Es la decisión de hacer lo que dicta el pensamiento ayudado por la conciencia e impulsado por las emociones. Pero en muchos casos es opuesto a las emociones. Cuando esto ocurre comienza una lucha por oponerse a esas emociones pero al final, si se persevera, las emociones se rinden ante el pensamiento y la voluntad, a menos que sean debilidades, pues para estas sólo el poder de Dios puede dar la victoria.

En resumen: las emociones o sentimientos, pueden estar a favor del mal, o en contra del bien; pero tarde o temprano, con un poco de paciencia y sufrimiento, cambian el rumbo y se dirigen a donde el pensamiento y la conciencia mandan. Por el contrario, y se cultivan pueden llegar a ser fuertes al punto de lo inquebrantable.

El verdadero amor y pasión se cultivan a través del poder de Dios, el conocimiento del bien y el mal, y la negación de nuestros malos deseos para hacer bien al otro.

 

  1. V.                 La prueba de la paciencia y los resultados de no aprenderla desde temprano.

Muchos se preguntarán, ¿cómo uno puede esperar tanto, en medio de tanta competencia, presión y tentaciones?

Escucha, esas cosas nunca acabarán. La solución no está en pasar este momento de desesperación porque vendrán otros iguales y porque lo que harás será enseñar a tus malos deseos a dominarte.

Escucha otras tentaciones que vendrán después cuando estés casado y te impulsarán a ceder a tus deseos malos:

–         Deseos de dejar a tu pareja por incomprensiones.

–         Pensamientos adúlteros hacia otros jóvenes con virtudes que anhelas ver en tu matrimonio.

–         Deseos de huir de las responsabilidades de mantener un hogar y educar a los hijos.

Si no aprendes ahora a negarte y depender de Dios, luego te será más difícil. Recuerda el que peca sufre más que el que obedece:

  1. El que obedece sufre por oponerse a sus malos deseos.
  2. El que desobedece sufre por ofender a Dios (cargo de conciencia), por los frutos que recoge (malas decisiones y resultados) y al final por oponerse de todas maneras a sus malos deseos para obedecer a Dios. Y si no, agréguese a esto el sufrimiento eterno.

Le exhorto a leer estos pasajes de la Biblia que nos recuerdan que en Cristo podemos ser vencedores:

1 Co 10.11-13; Ro 8.1-4, 31-39;  Fil 4.11-13.

Conclusiones.

–         El noviazgo es el pequeño tiempo en que dos personas intiman lo necesario para llegar a casarse.

–         Antes del noviazgo se necesita estar preparado y capacitado para el matrimonio.

–         De aquí se deriva la edad en que cada uno está listo para casarse.

–         Para tener pareja existen pasos lógicos y lentos a seguir.

–         La paciencia trae frutos buenos, trae felicidad y prepara para soportar las presiones de la vida.

–         Elección segura y matrimonio perfecto no existen. Tampoco medias naranjas. Todo depende de la intención y el compromiso que tengamos con Dios y el cónyuge para cultivar el amor  y vivir eternamente dependiendo de la gracia divina.

Para más sobre noviazgo pincha AQUÍ

 

 

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE