Salvados de la creciente

paga_del_pecadoHace años, en una ladea de Nueva Zelanda llamada Ngatira, un campesino fiel, Santiago Forlong, estaba predicando a un grupo de indígenas en el entierro de la hijita de Haki Thompson.

Hacía más de cuatro años que Santiago visitaba esa aldea todos los domingos, deseoso de tener la escuela dominical allí. Desde el principio la gente se burlaba de sus esfuerzos por enseñar a los niños las cosas de y a veces mandaban a sus niños a esconderse cuando él llegaba.

Así pasaron cuatro años muy largos sin venir ni una persona al Señor . Fue entonces cuando murió la nena.

Haki Thompson era un hombre cuya vida fue dominada por las pasiones y los deseos de la carne, y mostraba poco cuidado  e interés aún por sus propios hijos. Haki llamó al cura para enterrarla, pero este no podía venir porque estaba en otra parte. Al final, desesperado, llamó a Don Santiago para que tomara el servicio; y allí, alrededor del sepulcro, contó a la enlutada familia y a los amigos la siguiente historia.

“Había una oveja que estaba rodeada por las aguas de una creciente que subía más y más cada momento. No se había pasado al otro lado del río a tiempo, quedándose en gran peligro. A su lado estaba su corderito. En vano el pastor, quién estaba la otro lado de la corriente, llamó a la oveja. Esta no se animaba  a pasar. Al final, arriesgando su vida, el pastor cruzó la creciente y levantando al corderito sobre sus fuertes hombros lo llevó a lugar seguro.

La oveja muy alarmada y desesperada de perder a su corderito, al fin pasó al otro lado también. Oportunamente la oveja y su pequeña cría se reunieron otra vez seguros en el hogar del pastor”.

Al acabar  de contar esa historia, Don Santiago les dijo a continuación:

Por más de cuatro años les he amonestado, queridos amigos, anunciándoles que la creciente de los juicios de Dios se acercan y que Jesús, el buen pastor, les llama a la seguridad y salvación, pero no han querido oír ni le han recibido. Además, han impedido que sus corderitos ––sus niños –– llegaran a El, El se ha llevado a esta corderita suya  a su hogar en el cielo, a fin de que ahora Uds. Le sigan a El, el Camino verdadero. Si le siguen, serán salvos por la sangre de Jesucristo que limpia de todo pecado (1 Juan 1:17).

Poco después se manifestó la obra del en algunos corazones enternecidos por la muerte de la nena. Fueron redargüidos de pecado y salvados por la fe en el Señor Jesucristo, quien es el Buen Pastor que “dio su vida por las ovejas” (Juan 10:11). Entre ellos Haki y su esposa llegaros a ser “nuevas criaturas en Jesús”, regocijándose en la misericordia de Dios para ellos. Comenzaron a manifestar ay a testificar a sus vecinos del poder transformador de la gracia de Dios.

Quizás Ud. Querido lector, sea una de las ovejas perdidas por las que dio su vida el Buen Pastor. En efecto, Dios describe la condición del pecador así:

“Todos nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino” (Isaías 53:6). “Descarriado” quiere decir, lejos de rebaño, perdido, y en gran peligro. Esta es la condición suya si no ha venido a Cristo, perdido como oveja en las montañas del pecado, lejos de Dios, quizás viviendo una vida vergonzosa y desdichada. Pero, hay Uno que puede ayudarle, Uno que le busca para salvarle, el Señor Jesucristo. El ha dicho: “Yo soy el Buen Pastor, El Buen Pastor su vida da por las ovejas” (Juan 10:11). Fue el donde El dio su vida por ti, y donde fue “herido por nuestros ”. Resta que ud. Mismo se apropie de su sacrificio y su muerte, todo lo que El hizo para rescatarle a ud, si así lo hace, El le da esta promesa: “Todos los que en El creyeren, recibirán perdón de por Su nombre” (Hechos 10:43); y “Al que a Mi viene no le hecho fuera” (Juan 6:37).

3 comentarios

    • Ana María en 12 noviembre, 2013 a las 11:33 am
    • Responder

    Genial esta ilustración, la copiaré, muchas veces necesitamos acordarnos de estas cosas en los momentos de creciente y pruebas en nuestras vidas

  1. Hola hermano Dios lo bendiga abundantemente ,muy bueno el mensaje de hecho yo fui una de esas ovejas descarríadas que el señor en su inmensa misericordia me rescató del lodo cenagoso en que me encontraba
    en un camino tan torcido ,Dios quiera que a travès de esta página a muchos se le caiga el velo como a mí y puedan llegar a tener una relación con su creador que con tanto amor creo un plan tan perfecto con el cuál pudièramos ser salvos y recuperar esa relación con El.
    Que bueno que ya fue restablecida la página la estrañe mucho.Mis saludos afectuosos .
    Miriam

    1. Hola Mariam, que la paz de Dios sea contigo, gracias por visitar Maranata, y espero que sea todo como tu dices, que Maranata sea una tremenda bendición para todos los que visiten este blog.
      Shalom

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

MaranataCubaTV

Ya estamos en Youtube, únete al canal